Josfa, su mundo y la oscuridad



"- Josfa, no temas nunca a la oscuridad porque solamente es 
algodón teñido de azul marino
 y tiene dentro todos los colores del arco iris. 
Si sabes contemplarla te proporcionará grandes satisfacciones". 



Los libros con los que nos adentramos en el placer de la lectura en nuestra infancia, suelen quedarse para siempre en nuestra memoria y adquirir, con el paso del tiempo, rasgos casi míticos. A quién no le ha ocurrido eso de quedarse prendado en esos inocentes años de un texto y rememorarlo una y otra vez en la edad adulta. Esta entrada trata sobre uno de esos libros que quedaron para siempre conmigo y que gracias a una buena amiga, he recuperado tras muchos años de su primera lectura.

No recuerdo con exactitud cuántos años tenía cuando cayó en mis manos "Josfa, su mundo y la oscuridad", pero si sé con certeza que entre 10 y 12. La autora del libro, Lolo Rico, era ya una vieja conocida, pues fue la artífice de muchos de los programas infantiles de entonces, pero sobre todo se hizo muy famosa por su dirección de la  "La Bola de Cristal", que cada mañana de sábado nos mantuvo a tantos locos bajitos pegados a la pantalla en los 80. Un programa magnífico por cierto, educativo, revulsivo, inteligente y original, tuvimos mucha suerte de disfrutarlo los niños de entonces. Creo que cuando se califica a las generaciones de hoy día, debería de haber una nueva calificación made in Spain: "Generación Bola de Cristal".




Volver a leer este cuento ha sido divertido, encontrarme de nuevo con el personaje de Josfa, un bigotudo señor con camisa de leñador y melena rizada, que vive felizmente en el campo en una tranquila casa con huerto heredada de su tía abuela. De ella le quedaron además entre otras cosas, un paraguas de flores amarillas, dos faldas crujientes y almidonadas; un perro y tres ratones, cuatro gatos y un gallo... pero sobre todo, la virtud de observar en la oscuridad y a querer a cuanto en ella veía. Gracias a este don, cuando Josfa se enfrentaba a una situación difícil, sólo tenía que refugiarse en ella, meterse en la piel de la persona origen del problema, sentir lo que ella sentía, y empatizar. A veces, si la persona era muy oscura y un hueso duro de roer, costaba trabajo meterse en su pellejo, pero era una terapia realmente mágica y transformaba las situaciones y a las personas.




Como en todo cuento infantil un personaje tenebroso amenaza con romper el feliz equilibrio, en este caso es el llamado Planificador de Ciudades, que un buen día, mientras Josfa duerme la siesta a la sombra de su peral, aparece para obligarle a vender su preciosa casa, con el fin de continuar con la expansión de la Gran Ciudad. A la pregunta - ¿Dónde quedará entonces el campo? - que hace un estupefacto y asustado Josfa, el planificador contesta - Pues supongo que debajo de la ciudad. 

Nuestro personaje se enfrentará a la especulación inmobiliaria (que visionaria Lolo Rico), al abuso de poder, verá peligrar la paz de su hogar, a sus amigos, que poco a poco van sucumbiendo a las tentaciones y las luces de neón de la ciudad... Pero saldrá victorioso, gracias a su poder de amar sin tregua y al valor que concede a algo tan hermoso como es la amistad.



Los cuentos cuentos son, pero al volver a releer el libro he pensado que si todo esto funcionara, los Consejos de Ministros, las sesiones plenarias de sus ilustrísimas señorías, las mega cumbres internacionales, etcétera, pues que deberían de celebrarse completamente a oscuras, de entrada ahorrarían luz y quién sabe...



Una pequeña crítica al Josfa de mi infancia, que hoy sería imposible de encontrar en un cuento infantil: la pipa humeante con la que siempre solían representarlo.


Y ahora os lanzo una pregunta, ¿cuál es ese cuento que nunca olvidasteis y que os gustaría leer de nuevo?

Richard Hawley - Our darknes

El inglés Richard Hawley, tras dejar su puesto de guitarrista en el grupo Pulp, inició su carrera en solitario en el 2001 y desde entonces ha publicado ya seis magníficos trabajos. Música elegante, voz sublime y gusto exquisito, un magnífico coctel que hace que sus directos sean una verdadera maravilla. Recuerdo mi primer concierto en el Primavera Sound 2005 con gran gusto. La canción de esta entrada pertenece a su álbum "Lady's Bridge" (2007).

28 delikados susurros:

Holly Cocina dijo...

Inculta de la vida, no conocía este libro ;)

Me ha encantado la canción. Y como siempre, un placer leerte.

Besos.

Ray dijo...

Siempre he dicho que los de la bola de cristal son gente diferente. Si no, imaginen un niñ@ criado por Almodovar y Alaska... al menos sociata liberal sale jajajaja.

A mi me encantaría leer de nuevo "Desde el jardín" de Jerzy Kosinski. Fui un niño de "no me gustan los cuentos infantiles", para que negarlo era un poco repipi!

Delikat Essences dijo...

Holly, de inculta nada! Te cuento que llegó a mis manos de pura casualidad, cerraban la biblioteca del cole durante todo el verano y me sentí morir, así que me pillé para leer durante todo el verano el máximo permitido, y en el lote iba Josfa :-)

Delikat Essences dijo...

Ray, ¿entonces a Venezuela llegó La Bola de Cristal? Mira que si ese es el mal que tiene por dentro Huguito Chávez jaja. Vamos a tener que hacerle una sesión de oscurantismo :-)

"Desde el jardín", buen libro! A mi también me gustaría releer y lo tengo en mente "La historia del Señor Sommer" de Patrick Süskind y cualquiera de Ana María Matute, una grande de las letras.

Mer dijo...

Uf Consejo de Ministros a oscuras¡¡ Qué peligro, más de uno/a tendría la mano muuy larga jaja

Me ha gustado mucho ese Josfa, cae simpático y también el Sr. Hawley, sí que tiene una prodigiosa voz, recuerda algo a la de Elvis no?

tupersonalshopperviajero dijo...

me recuerdan esas ilustraciones a unos tebeos que leía cuando era pequeña que se llamaban Pumby y traía las aventuras de un tal Cartulino -creo que se llamaba- Uff, qué mayor!
bsits
;-)

Linda Susan dijo...

Me gusta Josfa y pienso en un cuento,pero ahora no sabría decir ninugno. Me encanta Hawley, lo vi en el Territorios del 2008 (creo) y estuvo genial. Un beso

Delikat Essences dijo...

Sí que tiene un regusto a Elvis la voz de Hawley Mer. Además un dato importante, es admirador del Rey y ha colaborado en un tributo reciente grabando con la hija de Elvis.

http://www.clashmusic.com/news/richard-hawley-pays-tribute-to-elvis

Delikat Essences dijo...

Pilar cuánto tiempo, pues no conozco a ese Pumby, voy a investigar, que yo devoraba tebeos a diario, aunque era más de Mortadelo y Filemon de Ibáñez y Sir Tim O'Theo de Raf. Voy a investigar a ver si me suena.

Delikat Essences dijo...

Hola Linda Susan, yo también estuve en ese concierto de Hawley, ya no me impresionó tanto como el primero, pero fue magnífico también. Es todo un gentleman de la música.

Piensa, piensa en un cuento que tú eres una gran lectora.

Viena dijo...

Querida Delikat: No consigo recordar ningún cuento de mi infacia, creo que todos los cuentos que recuerdo me los contaba mi madre y eran todos así, muy dramáticos, muy de niños torturados por ogros y cosas así. Es que soy muy mayor ya jajaja.
Sin embargo, recuerdo muchísimo y con mucho cariño los tebeos. Yo estaba durante el día, en casa de una señora que nos cuidaba a mi hermano y a mi y el hijo de esta señora tenía todo tipo de colección de tebeos. He pasado horas y horas leyendo colecciones enteras de tebeos.
Cuando ya tenía más conocimiento, con veinte años o así, entonces ya era lectora en serio y el tebeo estaba un tanto desprestigiado, si no leías libros, es que no eras del todo intelectual, sin embargo en la época de mi infancia, en pleno franquismo, los libros eran una caca propagandística y moralista, la mayoría, y para esconderse de la censura, muy buenos dibujantes y escritores, se expresaron en el mundo de los comics. Así que tuve la suerte por edad, de poder aprovecharme de esa maravillosa época del comics y me leí aventuras muy interesantes que me resultaron muy educativas.
Recuerdo entre mis preferidas a Pantera Negra, el pequeño Tarzán con su pantera Isabelita, que me transportaban en mil aventuras por África, con animales y lugares muy exóticos. También recuerdo con cariño las aventuras de Carlitos, Snoopy, Mafalda, etc.
Bueno, de "La Bola de Cristal" no me perdí ni uno y eso que ya era mayorcita, pero me encantaban los electroduendes que decían sus tacos, meapilas, y cosas por el estilo. Alaska era una novedad, la crítica social era bastante clara y era sumamente educativo. Un gran programa. Curioso que fuera justo con Felipe González que se los cargaron, porque intentaron aplicar una censura que anteriormente no les habían impuesto. Una gran pérdida la de aquel programa que enriquecía a niños y grandes con música, cine, entrevistas, humor inteligente y diálogos muy de gente pensante. Si el libro es de esta mujer, Lolo Rico, ni duda me cabe de que es bueno.
Un placer leerte Delikat, como siempre.
Un besazo.

Delikat Essences dijo...

Querida Viena, es genial lo que cuentas sobre el cómic y tu experiencia con ellos, creo que muchas generaciones de este país hemos crecido con los cómics. Mi padre que es de los 50, ya era un loco por los cómics en su infancia aunque lo que le pilló entonces era el Capitán Trueno y el Cosaco Verde.

Yo recuerdo que no había mejor merienda para mí que un buen bocata de salchichón y mi tebeo con una gran historia de Mortadelo y Filemón acompañándome, y luego las pequeñas historias de otros personajes que aunque no eran tan estrellones como los agentes secretos, también me encantaban: esa Deliranta Rococó y su Menordomo Abelardo, Anacleto Agente Secreto, la Familia Cebolleta o la Trapisonda, el botones Sacarino, Sir Tim O'Theo, SuperLópez... los nombres se las traían.

Ah y tendrían que reponer La Bola de Cristal, sin duda. Un abrazote,

Sorokin dijo...

Aquí, Madame Delikat, me ha pillado su merced totalmente en offside. No tengo ni idea de quien es Josfa, aunque por su relato parece un tipo simpático y visionario. No he visto nunca "la bola de cristal", pero sí a los payasos de la tele (La verdad es que en aquellos años lo de ver la tele no era "modelno"). Por supuesto, sí conozco a Anacleto, a Mortadelo y Filemón, al botones Sacarino y 13 rue del Percebe (qué gran genio, Ibáñez. Me acuerdo de una escena en la que los tres gemelos de la rue están explicando a su madre por qué están manchados de pies a cabeza: "íbamos por la calle y, de repente empezó a brotar barro, a brotar barro" :-D).

Luego, Astérix, Obélix y su perro Idéfix fueron mis guías espirituales. En cambio, Tintin nunca me llamó demasiado la atención a pesar de ser el ídolo de los belgas... francófonos (¡anda que ...en flamenco se llama algo así como "Kefje"!)

Saludotes

Delikat Essences dijo...

:-) Monsieur Sorokin gracias por el dato de la Rue del Percebe 13, qué sentido del humor más auténtico. A mi me encantaba el sastre del creo recordar 2º piso, me acuerdo de una viñeta donde un señor se probaba un traje sin mangas y él contesta "con el presupuesto que me dio..." :-)

Confieso que Tintin me ha caido siempre gordísimo, le veo cara de garbanzo y niño repelente. Pero mi adoración para Astérix y Obélix.

Marta dijo...

¡Hola! Yo también veía La bola de cristal, era buenísimo. "Tienes 10 segundos para imaginar... si no se te ha ocurrido nada, quizás deberías ver menos la tele", "Soy un electroduende y nadie me comprende" y daban una serie supercuriosa de unos niños, creo que se llamaba "La pandilla" ¿?
Respecto a libros, me acuerdo de "Robi, Tobi, y el aeroguatutú", de esos libros que te dan ganas de viajar, hacer cosas, conocer a gente... Lo he conservado y espero que a mi hijo le guste también...
Pulp me encantaba, me han dicho que vuelven, ¿es leyenda urbana o es cierto? ¿tú sabes algo?
Besos,
Marta

Delikat Essences dijo...

MARTA, vaya frases, me acuerdo también de...

"Si no quieres ser como ellos, lee", "Voy a desaprender para desenseñar cómo se deshacen las cosas", "Solo no puedo, con amigos sí"... :-) Las recuerdo como si fuera ayer. Había una parte del programa que se llamaba el Librovisor y recomendaban un montón de lecturas. Que por cierto, no conocía el libro que mencionas, voy a echarle un ojo.

Y lo de Pulp de leyenda urbana nada de nada, se van a reunir precisamente en Barcelona, en el Primavera Sound de este año. A Jarvis Cocker me lo topé en Londres en un sitio de brunch en la City ,hace un par de años. La misma pinta que en las fotos del grupo :-)

Claudia Hernández dijo...

Querida Dalikat, qué ganas de leer este cuento, qué maravilla. ¿siguen consiguiéndose ediciones?
Con mi asimilaciñon española, conozco a la Bola de Cristal, mi marido pertenece a esa generación a la que señalas... quizá, pero mi generación prácticamente no conoció esos nuevos autores que querían contar cosas diferentes a las fábulas o los cuentos recreados por Perrault... así que no poseo, lamentablemente, en mi memoria de infancia ningún cuento especial...
Abrazos

Delikat Essences dijo...

Querida Claudia, ya barruntaba yo, al leer el magnífico blog "Os bobolongos" que su autor había pasado por la escuela/terapia de "La bola de Cristal" :-)

El libro fue una sorpresa de mi casi hermana, mi mejor amiga. Puse en mi facebook que lo estaba buscando, y en un pis pas lo tenía camino de casa vía postal, desde una librería de viejo de Toledo que localizó. ¿Es o no es para ponerle un monumento a mi cara amiga? Creo que ya no se publica, pero se puede encontrar de la manera que te he contado.

Una curiosidad, en el libro de Josfa que yo
tengo, viene un dulce y tierna dedicatoria:

"John me gustó mucho conocerte, espero que nos volvamos a ver de nuevo".

El Oteador de los Mercados dijo...

Que forma tan dulce que sumergirnos en nuestros recuerdos de la mano de Lolo Rico.
Estoy de acuerdo con lo que dices que fue una auténtica visionaria. Trataba a los niños no como tontos, sino como eso, niños. Y ese programa, “La bola de cristal”, cuanta inteligencia destilaba. Pero sobre todo, incitaba a pensar por uno mismo y crecer interiormente.
Como a Viena, no recuerdo cuentos de mi infancia, tan sólo “El principito” que leí cuando tenía unos 7 u 8 años, y que creo que me gustaba porque no entendía nada, porque me parecía extraño.
Hace poco lo volvía a leer y me afirmó en lo que no entendí nada. Pero para eso están los cuentos, para interpretarlos según los momentos.

Claudia Hernández dijo...

Ah, esa historia del libro, sí que es bonita, con ese final-dedicatoria incluído... mola- Creo que es un libro que podría disfrutar aun con mi edad.
Luego, me partí con tus dotes adivinatorios que mi Bobolongo había recibido la esculea-terapia de la Bola de Cristal, jajaja.
Abrazos

Delikat Essences dijo...

SR. OTEADOR, El Principito es un cuento maravilloso para grandes y chicos, lleno de matices e interpretaciones y unas maravillosas ilustraciones. Qué razón tiene al decir que que cada momento tiene su interpretación, eso mismo me ha ocurrido a mi con Josfa.

CLAUDIA es que soy la Bruja Avería :-)

Cris dijo...

Yo también soy de la generación "Bola de Cristal" :-) Me gusta el nombre del cuento y te imagino de pequeñaja con tus ojazos bien abiertos leyendo el libro, adorable. Gracias siempre por este espacio por el que da gusto pasarse, la única pega es que deberías de darnos más alimento, aunque conociéndote preferirás seguro poquito y bueno
:-) Besotes

Delikat Essences dijo...

CRIS, no creas, se me acumulan y atrasan un montón de entradas y luego pienso que un blog debe ser algo fresco, inmediato y muchas cosas ya no les veo la oportunidad de contarlas. Y claro, luego también está la vida del otro lado que hay que atender :-)

Arantxi dijo...

No te parece que esta mujer tiene un estilo un poco a lo Tim Burton? Esos dibujos, ya la Bola de Cristal ahora que pienso, tienen un parecido razonable con la forma de contar las cosas que tiene Tim Burton.. un simple comentario que me ha venido a la cabeza.

Y en cuanto a lo de los libros... me cuesta acordarme de los libros que leí de pequeña pero si de alguno me acuerdo es de Agu Trot (de Roald Dahl creo). Y no me acuerdo tampoco mucho de la historia pero recuerdo que me impresionó porque el título al revés es Tortuga y aquelló me encantó.

Delikat Essences dijo...

Hola Arantxi, los dibujos del cuento que he fotografiado para enseñaros aquí, no son de la autora, sino de Francisco Soro, que sobre todo me recuerdan al televisivo José Ramón Sánchez, que era el ilustrador de todos estos programas de los 80 (Sabadabadá, La Cometa Blanca, incluso La Bola de Cristal). Recuerdo que tenía una sección en el programa donde dibujaba en directo y era increíble.

De Roal Dahl leí, más o menos por los mismo años que cayó en mis manos Josfa, "Charlie y la fábrica de chocolate", es otro libro que me fascinaba y que aún conservo, luego me gustaba releer algunos pasajes mientras tomaba chocolate, cuando describía al pequeño Charlie mientras tomaba una tableta de chocolate no podía apetecer otra cosa :-P

Un abrazo,

alicia dijo...

Una vez más me haces viajar... Y en este caso el vuelo me lleva a "Los cristales de colores", un libro maravilloso perteneciente a la colección "fantasía" de Santillana que cayó en mis manos escolares a la edad de seis años. Nunca olvidé sus imágenes, sus historias de mil capas. Dos niños leen la historia de un semáforo que quería ser árbol y deciden buscarlo en la vieja chatarrería de la ciudad. Allí encuentran entre la herrumbre los restos del viejo semáforo y el chatarrero les regala los cristales de colores de éste. Rojo, amarillo y verde. Desde entonces cada vez que los niños miran a través de uno de los cristales se sumergen en un cuento relacionado con ese color. Son tres puertas a lo inesperado. Y las historias eran tan maravillosas.. y las ilustraciones un sueño! Ni que decir tiene que me pasé la infancia mirando a través de cada vidrio de color que se me ponía delante, tratando de introducirme en los cuentos, de caminar por los senderos de hierba verde de los sioux, por las colinas doradas de la India. Todavía hoy sigo buscando mis cristales de colores...
Un abrazo en búsqueda

Delikat Essences dijo...

Alicia me ha encantado el cuento de tu infancia, que no te quepa ninguna duda que lo buscaré, tenemos en Sevilla dos librerías infantiles muy buenas, donde de vez en cuando me gusta perderme a soñar.

Sigue buscando siempre los cristales mágicos, la vida sin búsquedas no lo es, pero no se te olvide nunca que el color lo pones tú ;-)

Un abrazo,

Delikat Essences dijo...

A los pocos días de este post, en el programa Carne Cruda de Radio se trasmitió esta entrevista. Yo no lo escuché en directo, pero una persona me lo envió. Dejo aquí el link:

http://www.rtve.es/mediateca/audios/20110209/carne-cruda-entrevista-lolo-rico-09-02-2011/1011399.shtml

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba