Los rostros de Giacometti


“Solo me interesa lo real (…) sería capaz de pasar el resto de mis días copiando una silla” (Giacometti)


El fin de semana pasado tuve la ocasión de pasar por Málaga y coincidir con una fantástica exposición desarrollada en el Museo Picasso, una retrospectiva dedicada a uno de mis escultores favoritos, Alberto Giacometti (1901-1966). Sin saberlo de antemano y para mi grata sorpresa, la jornada que visité el museo se celebraba el día de Picasso, organizándose diferentes eventos de danza, música y poesía en el precioso Palacio de Buenavista. 

Era la primera vez que me exponía frente a frente a la obra filiforme de Giacometti, esa que tanto he admirado en diferentes ilustraciones. 198 esculturas, entre las que podemos encontrarnos la archiconocida "El hombre que camina" (1960), por la que se llegaron a pagar el año pasado en una subasta en Sotheby's (Londres), 104 millones de dólares, superando a Picasso como artista más caro. Ahora entiendo la vigilancia exhaustiva, vamos que si te acercabas un palmo de más...

No voy a extenderme mucho en esta entrada, poco se puede añadir de este genio y tenéis hasta el 5 de febrero para disfrutar su obra, pero sí voy a destacar una pequeña y curiosa colección que podréis encontraros al finalizar el recorrido en el museo. En una diminuta y discreta sala, me encontré con un conjunto de retratos del artista realizados por los mejores fotógrafos del siglo XX. Realmente interesante, estaban prácticamente todos: Richard Avedon, Man Ray, Doisneau, Irving Penn... los mejores captores de la mirada y el alma de muchos de los artistas que nos regaló el siglo pasado.

Que no os pase desapercibido este pequeño homenaje, es fácil pasar de largo abrumados por la gran obra del artista. Os dejo aquí algunos de esos retratos que captaron diferentes momentos de la vida activa del escultor suizo. 


Man Ray, 1934


Henri Cartier-Bresson, 1946


Irving Penn, 1950


Richard Avedon, 1954


Arnold Newman, 1954



Robert Doisneau, 1957



Jean-Régis Roustan, 1961




Wilco - You are my face

18 delikados susurros:

Viena dijo...

De verdad qué interesante Delikat, qué buenas captaciones nos haces. Si bien las esculturas deben ser la repera, esta última colección de fotografías, me impresionan, me gusta mucho la buena fotografía, la encuentro poética. No me digas que no es poesía esa segunda foto de Cartier o la de Arnold Newman, claro que la de Jean-Régis es para mi la que fotografía el alma de un genio. Precioso todo Delikat. Nuevamente gracias por hacernos llegar esto.
Un beso.

Delikat Essences dijo...

De nada Viena, es que tenía que contároslo, fíjate que íbamos un grupo de amigos y como cada uno iba a su aire a dos se les pasó meterse en esa pequeña sala tan discreta, y mira el tesoro que había dentro. Así que nada, aquí está Delikat avisando, pues no es traidora jaja, para que los próximos visitantes vayan con ojo :-)

Por cierto, la foto de Cartier, en la que baja por la escalera, está acompañado de su esposa y modelo de muchas de su obras Annette Arm.

Un abrazo

Sorokin dijo...

Muy interesante, Madame. Eso es tener espíritu de descubridora, ir a encontrar el tesoro de las fotos por mucho que los organizadores quieran esconderlo.

Todas las fotos son buenas -faltaría más-, pero mis ojuelos se van a la de Cartier-Bresson, porque está viva, tiene movimiento y es muy descriptiva. Por cierto, su santa esposa (la de Giacometti, claro) estaba algo más rellenita de lo que la saca en sus esculturas. Digo yo.

Un abrazo, Madame

Delikat Essences dijo...

Pues bien cierto Monsieur, que la de Cartier-Bresson dice muchas cosas, un instante de una pareja que podría ser cualquiera, mientras bajan las escaleras: amor, complicidad, urgencia, cotidianidad... muchas lecturas tiene esa instantánea, está llena de vida como bien dice.

Quizás Giacometti sufría el mismo "mal" que el Greco...

Claudia Hernández dijo...

GUao, a una cada cual mejor las fotografías. Es especialmente hermosa la de Cartier-Bresson... coincido con el amigo Sorokin. Un hermoso momento captado.
Abrazos

Cris dijo...

Grandes genios retratando a otro, mucha energía condensada en un solo momento. No os da la impresión de que esa época nunca se volverá a repetir? Que el siglo XX en sus inicios fue un prodigioso creador de maravillosos seres humanos que dejaron tanto para disfrute de las futuras generaciones?? No sé, hago esa reflexión y me viene a la mente la última película de Wooddy Allen con esos maravillosos viajes a en esa epóca :-)

Linda Susan dijo...

Adoro a Giacometti y ya sabes que estoy deseando ver la Expo. Lo de las fotos me va a encantar, gracias por la info. Un beso

Delikat Essences dijo...

Cris :-) me estás recordando a una de las protagonistas de la película (por cierto, que me gustó muchísimo), a la delicada Adriana, interpretada por la guapa Cotillard, que viviendo esa época dorada en París, pensaba que nada como la Belle Époque. Hago mi reflexión, pues es verdad que el inicio del siglo XX fue muy prolífico en el mundo del arte, pero también es verdad que el arte sufrió un cambio muy radical en su forma de expresarse en esa época, yo creo que se destapó la caja de Pandora y salieron un puñado de mentes deseosas de expresarse... pero y el Renacimiento?, el Barroco?... Esto da para otro post!

Un abrazo

Delikat Essences dijo...

No te preocupes que tienes tiempo por delante, hasta el 5 de Febrero, y en Navidad hay muchos días de vacaciones para los profes :-)

foodtravelandwine dijo...

Increible...que ganas de ir....Giacometti creo ha sido unico en su genero...en mi opinion ser escultor y triunfar no es facil....es mas reconocida la pintura que la escultura.....pero esas fotos en blanco negro casi sepia me cautivaron.....me encantan las fotografias antiguas por lo que capturaron y lo que te dice.....las miradas de la gente de otra epoca me apasiona.....Gracias!!!!........Abrazotes, Marcela

Delikat Essences dijo...

Marcela pues a ver si llega a Canada la exposición, es verdaderamente magnífica. Un abrazo.

Apicius dijo...

Que delicia de fotografías ha p8ublicado, la pena es no poder ir a la exposición.
Buen finde.
Saludos

Delikat Essences dijo...

Buen finde para usted señor Apicius. Si viera lo que me acuerdo de sus cervezas... creo que ya nunca será igual con este caldo de cereales, después de probar sus creaciones en casa de Viena. Ya puede ir considerando promocionar la Gourmet Apicius Beer... seguro que Monsieur Sorokin se lo agradecerá inmensamente :-) Bueno y mejor no acordarme de sus chacinas y quesos... madre mía.

Apicius dijo...

Gracias por su comentario, pero no son para tanto mis cervezas, solamente son unas cervezas dignas y que tienen el toque personal de las cosas realizadas en casa con cariño.
Saludos

El Oteador de los Mercados dijo...

Coincido contigo Delikat, Giacometti también es uno de mis escultores preferidos.
Siempre me he preguntado, contemplando sus obras, cómo puede haber tanta alma, tanta expresión... en unas esculturas que aparentan estar realizadas con una técnica tosca y huyendo del detalle... cuando las contemplas te transmiten todo lo que Giacometti quería plasmar.

Delikat Essences dijo...

Ah Sr.Apicius su humildad lo hace a usted aún más grande. Un cariñoso saludo desde el Sur.

Querido Oteador muy buena su observación y grato sabernos unidos por algo más en común que la música y la cocina. A veces las esculturas dan la sensación de que tiemblan, que de un momento a otro van a moverse, a pesar de ser tan poco realistas.

Un abrazo

Mer dijo...

Me encantaría pegarme una escapada y ver esa exposición, así de paso también visitaba lo que tengan de Picasso en el museo que no lo conozco. Gracias por esta deliciosa selección de fotografías, estoy con Marcela, las fotos antiguas tienen un halo de magia especial. Un abrazo.

Delikat Essences dijo...

Pues hay tiempo de sobra Mer, no te angusties, que incluso pasadas las Navidades continúa la exposición. Me imagino que no habrá sido fácil ni traerla, ni montarla, y el mantenimiento debe ser desorbitado dada la vigilancia. Como he comentado, en cuanto veían a alguien acercarse más de la cuenta le llamaban la atención. En la Sala donde está la estatua "El hombre que camina" podía haber perfectamente 6 personas vigilando...

Y después de esto parece que te estoy dando susto para que no vengas, serán los espíritus que me poseen, pero para nada, vamos, que tienes que ir!

Abrazos,

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba