La azotea



Azoteas del Sur, lugar de encuentro y tertulia de vecinas que pinzan en sus tendederos blusas y camisas, cuyas mangas el caprichoso viento enreda, ajeno a la existencia o no de amor entre sus dueños. Baile de sábanas blancas y radiantes, que se asemejan a velas de desafiantes barcos que se aproximan entre el mar de antenas interminable.

Azoteas del Sur, refugios encalados de calurosas noches de verano donde ver las estrellas y tal vez, con suerte, alguna fugaz y efímera, como la vida misma.

Azoteas del Sur, a veces cementerios de cachivaches sin nombre, jaulas de animales y muebles rotos o viejos donde el sol reina con justicia.

Azoteas del Sur, lugar misterioso y secreto de juegos de mi infancia.




Esta entrada va de azoteas de cabo a rabo. No, no me he vuelto mal de la azotea, es que hay días en que una se levanta monotemática y algo obsesiva, tal vez melancólica, por eso las líneas que escribí al inicio. Así que aquí va mi primer regalo, un hermoso cuento de un maravilloso cuentista, el peruano Juan Ramón Ribeyro, quizás poco conocido en nuestro país, por oposición a su compatriota Mario Vargas Llosa, con el que tuvo algún que otro encontronazo y, dicen, no precisamente por culpa de Ribeyro... De su pluma, desde un frío Berlín en el que buscó fortuna en los años 50, salió el cuento  "Por las Azoteas", al que accederéis al pinchar en el título. Espero, queridos amigos,  que lo disfrutéis.

Mi segundo regalo es una recomendación gastronómica, de altura, por supuesto, y no podía llamarse de otra manera que no fuera "La  Azotea". Ella, californiana, amante de los buenos caldos, imprime en el restaurante su carácter anglosajón, buen gusto y su sonrisa risueña. Él, procede de esta región llena de azoteas y es un artista en los fogones. Juntos, en la vida real y en los negocios, han creado un espacio propio para compartir, acogedor y con una cocina exquisita en el centro de Sevilla. Os lo recomiendo de veras. No es fácil pillar mesa en este pequeño e íntimo restaurante, sus limitadas 6 mesas y su merecida fama en alza, a pesar de su juventud, hacen que haya que reservar con más de una semana de antelación. Aunque puede ser que no os importe picar algo en la barra y esperar. Todo está para chuparse los dedos y podéis optar tanto por las tapas, como por las raciones o platos. Cocina de mercado imaginativa y variable, según la temporada, y servicio amable y exquisito. Aquí os dejo una pequeña muestra de los deliciosos manjares que probé hace unos días, ya sabéis, una imagen vale más que mil palabras.

Se me olvidaba, la selección de vinos es magnifica, volví a repetir con un tinto de las Bodegas Bai Gorri, vino que desde que lo probé me tiene conquistada. Además, justo enfrente del restaurante, cuya dirección os indicaré más abajo, han instalado una pequeña tienda gourmet, "La Azotea, Vinos & Más", donde degustar y comprar su buena selección de vinos, quesos, patés y alguna que otra ambrosía. Se lo han montado tan bien, que puedes comenzar allí la tarde tomando unos vinos con algo para picar y luego cruzarte con tu copa al restaurante a continuar la velada, como hicimos nosotros. Y ya, sin más dilación...




Foie a la plancha con mango y café sobre pan de jengibre dulce


Sashimi de vieras con crudités de verduras
en vinagreta de mostaza


Brocheta de tataki de atún con crema de remolacha


Solomillo a la mostaza de piñones y albahaca


La Azotea
C/ Jesús del Gran Poder, 31 (Sevilla)
(tienda gourmet en el nº 44)
Tfno: + 34 955  116 748
Almuerzos: 13:30 - 16:30 - Cenas: desde 21:00
Cierran lunes y domingo


The Flaming Lips - Sleeping on the roof

The Flaming Lips es una banda norteamericana de rock alternativo de culto, fundada en 1983. Sus directos son puro espectáculo, héroes de cómic, proyecciones de video, globos gigantes, serpentinas que vuelan entre las cabezas del público. Además, sus letras son todo un ejercicio surrealista así como sus títulos. Ahí quedará por siempre,  para disfrute de todos, su maravilloso álbum "Yoshimi Battles the Pink Robots (2002) dedicado a Yoshimi, una  fan japonesa que murió de leucemia. El tema instrumental de la entrada pertenece a su trabajo "The Soft Bulletin" (1999).

23 delikados susurros:

Sorokin dijo...

Ahhh Madame Delikjat... bellas y sugestivas, casi oníricas, fotos en blanco y negro para ilustrar el tema (¿"la leyenda la Azotea" en la camiseta de la primera foto es real, o es un magnífico tratamiento con el potoshoff?)

Del restaurante no voy a comentar. Tiene un gran aspecto. Por cierto, Madame Delikat... ¿cómo su dieta? Ya sé, ya sé, vuesa merced va a odiarme per secula seculorum por este comentario. Piense, no obstante que yo me encuentro en la misma situación, y ser un poco mechant no es sino un pueril desahogo. Mein Gott, cómo cuesta quitar los kilos de más. Guaggg.

Venga, no se enfade. Un besazo

Delikat Essences dijo...

Monsieur Sorokin, por ser usted y sólo usted, le voy a contar lo que se cuece en las bambalinas de Delikat Essences. La camiseta la cogí prestada de casa de mis padres, donde se hizo la foto, y la pintarrajeé allí mismo con un gran rotulador...mal de la azotea que está una... Ahora mi madre se las estará apañando, seguramente, para volverla a lucir blanca en su tendedero claro... pero que no cunda el pánico, que era de publicidad, no soy tan perversa.

La dieta, oh viento en popa y a toda vela, aquí una delgada dama se convertirá en breve en estilizada dama...jeje. Tres kilitos parecen poca cosa, pero precisamente por tomárselos a chufla cuesta más sacárselos de encima...

alicia dijo...

Azoteas andaluzas, deliciosísimos manjares bajo las estrellas, y la música... siempre la música. ¿Te he dicho alguna vez que tus post me encantan?
Ya estoy deseando ir a Sevilla a probar esas delicias cubiertas de cielo.
Felicidades

Delikat Essences dijo...

Ah Alicia, este piropazo viniendo de ti es todo un halago, a mi tus escritos me parecen de una exquisitez tremenda, todo tu blog está lleno de música para el alma. Un gran abrazo virtual.

El Oteador de los Mercados dijo...

Que excelente entrada que nos traslada en ese barco de hormigos y velas de "ropa tendida" por un mar de sabores, olores y sensacines. Mil gracias por compartir.
Tomo nota de "esa azotea" para cuando me pierda por Sevilla.

Claudia Hernández dijo...

Ah, qué bella entrada desde arriba, esos espacios tan maravillosos donde uno asomarse y disfrutar del aire con cierta privacidad. Hermoso poema-homenaje, me ha encantado lo de "cementerio de chacivaches".
Por otro lado, seguimos coincidiendo en autores, JR Ribeyro quizá ha sido uno de los mejores escritores de su generación, una pena que muriera en plena actividad creativa.
En cuanto al resaturante, 'mamma mia', qué delicia se ve.
Abrazos.

Viena dijo...

Querida Delikat: Una caricia son esas fotos en blanco y negro ¿Cómo lo haces? ¿Revelas tu?
Y azoteas hermosas y soleadas las del sur, no me extraña que también en el sur, Alberti se inspirara en ellas para escribir aquello de:

Poblado estoy de muchas azoteas.
Sobre la mar se tienden las más blancas,
dispuestas a zarpar al sol, llevando
como velas las sábanas tendidas.
Otras dan a los campos, pero hay una
que solo da al amor, cara a los montes.
Y es la que siempre vuelve....

Tu entrada me recordó este poema, ambos Alberti y tu, mirando el mismo paisaje y parece haberos despertado la misma inspiración, qué hermoso.
Como hermoso ha sido el cuento, que no lo conocía.
Parece que las azoteas lucen altas con justicia, pues son azoteas barco, azoteas reino y hasta azoteas esperanza. Por cierto ¿Conoces el trabajo de Pietro Masturzo? Es un freelance que ganó el año pasado el World Press. Su trabajo: mujeres en las azoteas de Teherán, fotos más que buenas y eso, azoteas esperanza.
Un día de estos hablaremos de la música, nunca toco ese tema, siempre me enrollo más de lo que quiero, pero me encanta la música que nos seleccionas.
Gracias por estar por aquí, tus entradas resultan siempre muy estimulantes.
Un beso.

P.D. Jolines, ¿Ves? el restaurante, ese es al que me llevarás cuando vaya un día a verte ¿no? ;-)

Otro beso.

Delikat Essences dijo...

Señor Oteador, muchas gracias por sus impresiones, además, estoy segura que los manjares de La Azotea, estarán a la altura de un amable y curioso diseccionador de los mercados como es usted. Un gusto tenerle por aquí.

Delikat Essences dijo...

Claudia, dicen que dios los cría y ellos se junta, así que normal que hayamos terminado conociéndonos cibernéticamente al compartir tanto. Lo del cementerio de cachivaches es la realidad de muchas azoteas y reflejo de muchas cosas de la personalidad de sus dueños. La de mi madre, bueno mis padres (pobre papá que lo dejo siempre fuera), limpia y reluciente, sin trastos, a ella todo le sobra, solo quiere limpieza, vistas amplias, independencia, minimalismo... La de los vecinos de al lado, gran familia unida, está llena de animales y trastos de todo tipo, una familia ruidosa que todo lo hace unida, gótica, muy a la italiana.

Saludos Claudia,

Delikat Essences dijo...

Viena que gran aporte son siempre tus comentarios, miles de gracias. El poema de Alberti sí lo conocía, ese gran andaluz que llevó siempre está tierra a todos los rincones. Pero no sabía nada de ese fotógrafo y esas geniales fotografías, gran descubrimiento gracias a ti.

Tengo una cámara normalita, una Nikon ya necesitada de jubilación, de las primeras de la era digital... Pero ya la conozco bien y le saco partidillo, será el empeño, aunque me ronda hacerme con una buena réflex...

Nota: pues claro, ese restaurante cae en tu ruta Delikat ;-)

Serena dijo...

awesome article!!

p.s. la proxima vez en Sevilla es un 'must'!!
p.s.tienes las letras de la cancion?

Delikat Essences dijo...

Querida amiga, ¿a qué canción se refiere? , ya que la que acompaña la entrada es una tema instrumentral... Ya me dirá si se refiere a otra cosa.

Ese es un lugar para llevarte sin duda, aquí no hay vino peleón y no hay peligro jeje

Cris dijo...

Me ha encantado la entrada y la composición que has hecho al principio con tus fotos y la alegoría a la azotea, qué artistaza!

¿Nos vemos en el concierto de U2 la próxima semana no? Ya sé, ya sé, que tú a los que vas a ver son a los teloneros jaja. Besotes

Delikat Essences dijo...

Hombre algún vistazo le echaré a "Bonor", ese gran mesías salvador de la humanidad, y sus esbirros ;-)

fe-i*ká dijo...

Pero si eres una poeta urbana delicada y sensible...llena de matices y de color; son solo palabras pero eso es lo que siento... que me gusta lo que haces en este blog.
Y con las ganas que tengo de conocer Sevilla... este sitito no me lo pierdo...
***Besikos!

Delikat Essences dijo...

Gracias fe-i*ká por tus bonitas y amables palabras, para mí es un gusto tenerte por aquí. Un abrazo.

nieves dijo...

Querida Delikat, ¿sabes que mi sueño es poder algún día, residir en algún lugar de Andalucía?. Sevilla me pierde, con sus calles llenas de flores y esa luz, y ese aroma tan especial... y el "salero" de los andaluces??? Las terrazas me parecen algo mágico (ya que en Asturias, ésto es prácticamente imposible, por nuestro clima lluvioso) y precisamente debido al clima, las relaciones entre vecinos, cada día es más difícil. De todos modos, nuestro carácter es dicharachero y suplimos las terrazas por los "chigres" o "bares". Lugares de encuentro, donde nos reunimos los amigos alrededor de unas cuantas botellas de sidra asturiana.
El restaurante del que nos hablas, tiene un aspecto fantástico, a la vista del menú que nos relatas.
Un gusto, pasearse por tanta Delikat Essences, y leerte de nuevo.
Gracias por tu visita, y te dejo un fuerte abrazo.

Delikat Essences dijo...

Un abrazo Nieves, gracias por tus amables palabras. Yo cuando he estado en Asturias he disfrutado mucho de vuestros "chigres" ;-). Tenemos mucha suerte de vivir en un país en el que la diversidad es la tónica y viajar por cada región es todo un descubrimiento de nuevos sabores y sensaciones. Encantada de tenerte de nuevo por aquí tras las vacaciones.

Mer dijo...

Una entrada exquisita Jo. De esas en las que combinas tu delicadeza y tu buen gusto, esto siempre, con unos suculentos manjares y sugerencias para disfrutar, más aún si cabe, de la bella ciudad en la que habitas.

Besos

Andy dijo...

Las azoteas llenas de sábanas y ropas blancas pueden ser como el inmenso mar azul cuando está picado y surge de él la espuma.
Preciosa entrada y canción de un fascinante grupo, Flaming Lips.

Delikat Essences dijo...

Muchas gracias Mer, un gusto tenerte por aquí y que disfrutes tanto de las entradas.

Sí que son fascinantes Flaming Lips Andy, yo los vi hará unos tres años en Barcelona y fue increíble su puesta en directo, tienen un sonido muy personal y peculiar. Un saludo

azahar dijo...

Oh my! I must try the sashimi de vieras next time!

Back from London ... let's meet up.

(sevilla tapas)

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba