Shabu-shabu en Casa La


Queridos amigos, perdonen este extraño título, pero es que desde que realicé hace días un curso de cocina japonesa y aprendí a cocinar el shabu-shabu lo repito sin parar, no de hacerlo, sino de decirlo que cuesta menos, suena tan onomatopéyico que me encanta. Además, precisamente cuando conocí la convocatoria del evento, la relación de algunos de los exóticos platos que nos iban a enseñar y que aparecen en japonés en la pizarra de cabecera, fue lo que definitivamente me empujó a inscribirme. Pero luego durante el desarrollo del curso, aunque no está de más aprender exotismos para impresionar a los invitados, me di cuenta de cuánto necesitaba aprender aún de la técnica del sushi. Fue fantástico conocer, de la mano de una experta cocinera japonesa, el verdadero secreto, el meticuloso ritual que nos lleva a elaborar en su justo punto y obtener el más exacto y perfecto grano de arroz cocido. Mis coqueteos autodidactas en la técnica del maki sushi son ya parte del pasado, ahora se me ha abierto la  puerta de la sabiduría nipona culinaria, ya nada podrá resistirse ni a mí, ni a ninguno de mis compañeros de clase.


Nuestra super profe 

Bromas aparte, nuestra encantadora profesora, Ayako Anzai, a la que el destino hace años trajo a Sevilla desde Tokyo, realiza bajo el nombre de Amor Amarillocursos de cocina a domicilio, para particulares e incluso para grupos, complementándolos con la organización de menús degustación, caterings a domicilio y a empresas; cursos de japonés y organización de viajes al país del sol naciente. Me encantó que nos enriqueciera el taller con un sinfín de curiosos datos sobre la cocina japonesa, lo cual lo hizo muy interesante. Por ejemplo, para ser maestro de sushi en Japón, que engloba todo plato que lleve el arroz cocido aderezado especialmente para sushi y servido junto al pescado (desde los makis, pasando por los niguiris, temakis e incluso ensaladas), hay que tener una experiencia de diez años, y cualquier aprendiz en sus inicios, pasa tres años de su vida exclusivamente lavando y abanicando el arroz para enfriarlo. La técnica para cocerlo es exacta y milimétrica, ni un gramo más de arroz ni un gota más de agua por comensal, y conlleva un proceso previo que yo desconocía, de lavado del arroz por varias veces, y un remojo en agua, de media hora en verano y una hora en invierno, antes de cocerlo. Hasta la medida de arroz cocido para cada cuadrado de alga nori  tiene un cantidad de gramos exactos. Os cuento este proceso, tal como Ayako nos lo trasmitió si pincháis aquí. Os aseguro que vuestros makis y otras sushi-delicias serán otras. 

Montando los maki sushi

Además de aprender a hacer un buen arroz de sushi, con el que montaríamos algunos rollos de maki sushi y un chirashi (ensalada de sushi), aprendimos a realizar una ensalada de shabu-shabu con frío de cerdo ibérico y un aliño de pepino, cebolla y algas. No os voy a dejar con la intriga de saber qué es exactamente la ensalada shabu-shabu, que consiste en cortar finamente varios tipos de verduras (zanahoria, apio, nabo o rábano, pepino...) y servirlos junto a grandes hojas de lechuga tipo hoja de roble y una especie de carpaccio de cerdo ibérico, que cortamos finalmente con los maravillosos cuchillos de cerámica nipones (necesito cambiar todos mis cuchillos desde entonces), empapamos en fécula de patata ligeramente y pasamos por agua hirviendo con un chorrito de sake apenas unos segundos. Se sirve todo en una ensaladera, verduras dispuestas alrededor, carne en el centro, y acompañado de dos riquísimas salsas que elaboramos para acompañar la ensalada (ver recetas). La forma de tomar esta ensalada es cogiendo una hoja de roble, añadirle las verduras a discreción, unos filetes de carne, las salsas y enrollar y comer de un bocado.

Mis makis más auténticos


Verduras  cortadas listas para la ensalada shabu-shabu


La ensalada shabu-shabu lista para comer

Otra de las partes originales del curso, denominado "Cena con invitado con clase", consistía en que al finalizarlo tendría lugar una cena con todos los alumnos, pero además, con un invitado que cada uno aportaría. La verdad que la mesa quedó preciosa y el lugar donde el curso se realizó, añadía aún más encanto al evento. Con esto, complemento parte de mi extraño título, ya que el curso-cena se realizó en Casa La, un singular centro cultural, que es a su vez  la casa-taller del escultor sevillano Fernando Rodalva en el barrio de Triana. Este artista del reciclaje y la reutilización de todo tipo de materiales, ha trasmitido a cada habitación de la casa su propia visión del mundo y su arte. Fernando ha añadido al mundo cultural sevillano ese toque, que podemos encontrarnos en muchos de los centros culturales no oficiales que tanto abundan en Alemania, donde se realizan talleres de cine, se pasan ciclos de cortos, espectáculos de magia, cursos de cocina, de artesanía, de maquillaje teatral, de animación.... Le deseo mucha suerte y éxito en su andadura, pues proyectos de este perfil se merecen lo mejor.

Preparando la mesa de la cena


Os dejo una instantánea que el artista nos realizó desde arriba, mientras todos cenábamos y disfrutábamos en el patio de Casa La, de todos los platos que habían salido de nuestras manos y del suculento pastel de queso chai que Ayako nos trajo de regalo. Una preciosa instantánea con juego de sombras incluido.


Foto de la cena final © Fernando Rodalva

Con mi cámara realicé también fotografías de algunos de los rincones de la casa creados por el artista, de las cuales os dejo una selección para finalizar el post. 


Detalle de un rincón de la cocina con cubiertos antiguos



Bañera transformada en sofa

 
Juego de "sombras" en una esquina del salón


Puerta acceso al baño ¿Qué picaporte abrirá la puerta?


Escultura hecha  con botellas, representando
 a Príapo, el Dios de la fecundidad.


Lámpara realizada con cartones de huevos

Pizzicato Five - Mon amour Tokyo

Pizzicato Five es un divertido grupo japonés de pop creado en 1985, cuyas canciones se inspiran en los años 60 y 70. Estuvieron en activo durante 16 años, grabando en el independiente sello musical americano Matador. Sus canciones sin entender ni una sola letra, me alegran el día, me gusta sobre todo escucharlos cuando hago un viaje aventurero en coche. 



26 delikados susurros:

Viena dijo...

¡Uauu Delikat! Me has dejado K.O. No entiendo nada de cocina japonesa muy a mi pesar, así que me dejas fuera de juego con todo este curso tan bien explicadito.
Lo que me habría gustado estar allí, uf, con lo que yo disfruto estas cosas.
Y luego la casa, qué gusto leerte y dejarse conducir por tu experiencia de este curso así, tranquilamente.
Me ha encantado.
Un besísimo.

Claudia Hernández dijo...

Querida Delikat, como diría una sabia amiga mía, mira qué sincronía: hoy he invitado a una pequeña cena japonesa, sushi incluído. Así que tus secretos me vienen como anillo al dedo. En cuanto aciertas técnicas que mencionas, ya conocía algunas, otras no. Eso gracias a un amiga, esposa de un chef, que me enseñó a hacerlos, pero luego, encontré una página maravillosa que te adjunto: http://japonyol.net/azul/
Allí, si ves sus aparatados, los hay de "comida japonesa" y uno especial para "sushi", incluye a veces vídeos, cosa que se agradece.

Por otro lado, me descubres lo del cuchillo de cerámica. La semana lo vi en una oferta y me pregunté ¿para qué servirá?

En cuanto a la casa donde se realiza el cursos, qué maravilla de artista, miro ahora la mía y me parece tremendamente aburrida, jajaja. Es maravilloso.
Un abrazo

alicia dijo...

Una vez más me dejas sorprendida y pensando en irme a Sevilla de un momento a otro. Tomé nota del restaurante de la azotea (en serio que el fin de semana pasado el plan estuvo a punto de llevarse a cabo en un arranque de espontaneidad) y ahora mi punto débil... la cocina japonesa.
Aunque aún no he hecho ningún curso -solo me guío por un librito de cocina japonesa- tengo muchas ganas y este que describes es... genial!! Y qué buena la idea de Amor Amarillo. Me gusta porque está hecho al detalle: el lugar, la idea del invitado, la cocina... hasta la foto cenital. Tomo buena nota. ¿Será posible que en Madrid todo se esté volviendo tan convencional?
(Por cierto, hice mi primera cena japonesa con invitados hace dos semanas. Estuve buscando y rebuscando música para la ocasión y descubrí a los Yoshida Brothers... por si quieres echarle una oreja :o) )
Besos y felicidades por esos platillos deliciosos que se salen de la fotografía.

foodtravelandwine dijo...

Me ha encantado tu entrada!!.....que ganas de haber estado en esos rincones!!........Abrazotes, Marcela

Delikat Essences dijo...

Queridos amig@s, con muchísimos problemas para conectarme en las últimas semanas a Internet, con mucho pendiente por leer en vuestros blogs, he conseguido un hueco en el ciberespacio para contestaros.

Querida VIENA, tú le hubieras sacado al curso un jugo tremendo, el día que te de a ti por investigar el arte culinario japones, que se rían de los terremotos ;-). Conforme voy escribiendo, voy pensando y dándome cuenta de. Nlas similitudes que tiene con tu manera suave y delicada de cocinar, cada paso es un ritual. No en vano, han convertido la ceremonia del té en todo un arte.

Un abrazo,

Delikat Essences dijo...

Amiga CLAUDIA espero que la cena te salga de rechupete y que luego pases por aquí para contarnos, si esos trucos añadidos a los que ya sabías, te han ayudado para triunfar. Seguro que es todo un éxito.

Esa web que me has pasado la guardo desde ya en mis favoritos, para ojearla mejor y sacar ideas, muchísimas gracias de verdad, es una cocina que me encanta, no me canso de comerla. ¿Has probado alguna vez el sushi con foie? Está delicioso, con mango y foie por ejemplo.

Un abrazo y a ver si la conexión me aguanta para pasarme por tu blog que voy atrasadísima ;-)

Delikat Essences dijo...

Gracias ALICIA, y ya sabes, la ciudad está ahora en su mejor momento climatológico, así que no lo dudes y acércate a visitarnos ;-)

Voy a escuchar ese grupo que me dices que no lo conocía, los Pizzicato Five es de los pocos grupos japoneses que conozco, junto a algún otro de jazz.

Por cierto, tú vivías en Madrid no? Pues la gente de Gastromaniac (tienen blog y están en el facebook anunciando sus cursos) dan clases de cocina japonesa. Claro que no hay opción a invitado ni casas con arte en Triana jaja

Un abrazo,

Sorokin dijo...

En dos palabras, como decía Jesulín de Ubrique, Im Presionante. Desde luego hay que tener una paciencia de chino para nada más que preparar el arroz, pero... en Japón venden unos electrodomésticos que sirven para hacer el arroz pegajosillo ese que se utiliza en el Sushi. Mi pregunta es: ¿son un sustituto de todo este largo proceso? ¿o después de de todo eso que hay que hacer con el arroz hay que meterlo en uno de esos cacharros?

Por cierto, esto de la comida japonesa se ha hecho más popular que los chupa-chups. De repente en México han aparecido toda una gama de sitios rastrosillos donde, en vez de tacos te dan sushis. Por supuesto que ni me he atrevido a acercarme a menos de cinco metros, pero ahí están.

El Oteador de los Mercados dijo...

Que maravilla el poder adentrarse en la cocina japonesa. Como te envidio (sanamente, claro) el poder hacer estos cursos. Pero hay algo que me ha dejado más que boquiabierto, y no es comida, sino esa foto de la cocina conquistada por esos cubiertos.
Una imagen entre el surrealismo y el realismo mágico. El resto de detalles de la Casa La es para estar como la niña del exorcista, con la cabeza dando vueltas hacia todos los rincones.

Delikat Essences dijo...

Cierto MONSIEUR SOROKIN, paciencia de chino :-0. En la receta del arroz para sushi que he colgado, comento lo del aparato, de hecho Ayako se trajo el suyo traído por sus padres desde Japón, para hacer también un arroz auxiliar con él. El proceso previo de lavado y remojo es el mismo, lo que pasa que luego no hay que controlar tiempo de cocción, lo hace todo el aparatejo... menos echarle el vinagre claro, a tanto no llega(seguro que a Viena esta opción no le hace tanta gracia ;-))

Es verdad que la cocina japonesa está ahora de moda en el mundo hispano, hemos llegado más tardecillo que otros pueblos de este globo terráqueo, en Madrid y Barcelona han crecido como setas los establecimientos que ofrecen esta cocina, incluso especializados en ramen, en noodles... Hace 10 años en Londres ya los veía yo por todos lados y aquí nada de nada.

Oh Mexico, ya espero con ansiedad esa crónica, espero tener mi conexión cibernética más entonada para entonces.

Delikat Essences dijo...

Sí, increíble Casa La OTEADOR DE LOS MERCADOS, y lo que más me gusta es ese concepto de reciclar, de no tirar nada, si entra en el blog de la casa verá un post con una colección de fotos de sus lámparas fantástica.

http://casalatriana.blogspot.com/2009/12/las-lamparas-de-la-casa.html

Encantada de que pase por aquí, ya tengo otro curso de cocina en vistas del que haré debida crónica :-)

Manon dijo...

El lugar es de lo más interesante, igual que el curso. Yo llevo un tiempo dándole vueltas a eso de apuntarme a alguna clasecita de cocina japonesa. En cuanto organice mi vida, me pongo a ello.
Saludos!

Claudia Hernández dijo...

Bueno, tal como me preguntas, creo que triunfé, sí. EL arroz, creo que por un defecto de la olla, no pudo sercarse bien, así que quedó muy húmedo y eso no es bueno. Y sí, Sorokin, en Japón todos usan esos cacharros para preparar el arroz y parece que es un magnífico sustituto. He estado tentada en comprármelo... pero creo que no me caben más cacharros en la cocina.

Sorokin dijo...

Aggghhh Madame Delikat, qué metedura de pernil por mi parte...no leí la receta. Discúlpeme su merced, es que el wi-fi del hotel te lo cobran como si fuera chocolate de Marcolini y me lo salté, ávido por hacer un comentario antes de que saltara el tope diario. Cosas que pasan.

En fin, mañana sigo viaje a Rio de Janeiro (ya sé, Madame, ya sé, que le estoy poniendo los dientes como agujas de crochet de largos, pero es que la vida de algunos currantes es así de dura, jet-lag tras jet-lag, pollo de plástico en avión tras lamentable pescado del precámbrico en otro avión...) en fin, que antes de poder contar lo que está pasando en México (mil cosas), tengo que pasar por Rio, y the Weather Channel dice que está lloviendo.:-(((

Delikat Essences dijo...

MANON pues ya sabes, cuando lo hagas, a compartir trucos, a ver si no tenemos necesidad de esos 10 años de prácticas, que a estas alturas como que no me alcanza ya el tiempo ;-)

Un abrazo,

Delikat Essences dijo...

CLAUDIA yo estoy en el mismo obstáculo, cocina minúscula y el cacharro es bien grandote. Así que al método clásico.

MONSIEUR SOROKIN no se ofusque y tenga un buen viaje a Brasil, ya nos contará y descubrirá cosas nuevas.

fe-i*ká dijo...

_Konnichiwa Delicada Esencia! un poco de envidia sana pero sana ya me das (que chorrada de frase como si la envidia pudiera ser sana) bien, que me alegro y me gustaria a ver estado disfrutando del encuentro con la cultura gastronómica japonesa y con el arte que tiene esa casa.
Que suertuda!
_Arigato por todo este compartir.

***Sayounara!!!

El explorador gastronómico dijo...

INCREIBLE! Ame tu nota, y las fotos bellisimas.
Tengo pendiente el aprender a hacer sushi y aprender mas sobre las tecnicas que utilizan.

:)

Te agrego a mis blogs favoritos!
Un beso grande

Delikat Essences dijo...

FE-I*-KÁ gracias por tus buenos deseos en japonés :-)

EXPLORADOR GASTRONÓMICO bienvenido al blog, será un placer tenerle por aquí.

Un saludo a los dos

Mer dijo...

Hola preciosa, que llego tardísimo pero más vale tarde que nunca. Desde luego con tanto curso de cocina encima, tienes que estar hecha una tremenda cocinillas. A ver cuando comienzas a impartir tú los cursos ;-) Yo como soy un manazas en todo lo relacionado con fogones y cacerolas, no tomo noto de las recetas, prefiero catarlas directamente. Un abrazo.

Serena dijo...

SHABU-LOSO articulo!!
con ganas, mas que nunca, de aprender a cocinar japnes.
en efecto, la canci'on pone de buen humor, esta vez no te pedire la letra, creo que lo unico que entenderia seria ' mon amour Tokyo'...;)

Delikat Essences dijo...

MER bueno no sé si podría yo dar ningún curso culinario, pero a los amigos seguro que sí! Un abrazo.

Querida SERENA buen juego de palabras, y me alegra que no me pidas la letra ;-)

alibaf dijo...

Fantastica explicacion del curso¡¡ Me han entrado tantas ganas que ya estoy apuntada para el mismo curso este Sábado¡¡

Delikat Essences dijo...

Pues ALIBAF espero que lo disfrute muchísimo, seguro que sí. Un saludo

arantxi dijo...

Por cierto, yo tenía entendido que matsu significaba "hombre mayor esperando"...supongo que el japonés con su alfabeto es difícil de traducir. Es que resulta que en barcelona hay un restaurante japones que se llama matsu (por cierto mu bueno!)

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba