Escapada al Baixo Alentejo


Ya he reiterado en muchas entradas mi pasión por el país vecino, desde las más recientes sobre el Algarve, pasando por las de Lisboa, y aquellos relatos de hace ya tres años, el tiempo pasa inexorablemente, del viaje que hice por todo el norte de Portugal explorando las orillas de los ríos Miño y Duero. En esta ocasión le toca el turno al Alentejo, la parte menos explorada, en mi caso, de mi adorada Portugal. Una pequeña escapada de fin de semana a su parte sur (Baixo Alentejo), me ha dado la oportunidad de mostraros unos cuantos apuntes interesantes. Allá voy en modo Delikat excesiva con cientos de enlaces para hacer clic.


Pasajes del interior de Mértola


A poco que pasemos la frontera natural del Guadiana en Ayamonte y encaminemos nuestros pasos hacía el norte, nos adentraremos en la comarca de Beja, llegando en menos de una hora a la preciosa localidad de Mértola. En ella el pasado árabe, con su dominante castillo y sus estrellas callejuelas, es más que evidente, a pesar de que muchos otros pueblos pasaron anteriormente por aquí: los fenicios que la fundaron, utilizándola como puerto fluvial, cartagineses, romanos e incluso bizantinos... Un dato significativo es que su iglesia principal fue en el pasado una mezquita y aún conserva mucho de su planta y características, y que en esta localidad podemos encontrar una de las mejores colecciones de arte islámico portugués.


Mértola desde extramuros


Al viajero le recomiendo calzado cómodo, las cuestas empedradas no son moco de pavo, y ganas de pasear y perderse por las laberínticas calles de la villa; salir a extramuros y ver las vistas del castillo desde ambas orillas del Guadiana que fluye a sus pies, e incluso convertirse en recolectores espontáneos de los espárragos silvestres que crecen en las laderas que bajan al río. Como estamos en la era de las prohibiciones absolutas, afortunados nuestros abuelos, puede que esté emplazándolos a ser unos delincuentes de tomo y lomo, pero en mi ignorancia desconozco si coger estas deliciosas yemas verdes es una falta grave... pero no me extrañaría nada. 

A las afueras nos encontramos además con un precioso tesoro, el Convento de San Francisco, totalmente desacralizado en la actualidad. Fue adquirido por una peculiar familia holandesa, os resultará chocante pero así es, lo restauró y reside y trabaja en él, gestionando en sus dominios desde un huerto biológico, clases de gastronomía végana y meditación, y algo muy curioso, talleres de construcción de Earthship, que así muy brevemente os explico, que son casas construidas, principalmente a base de neumáticos rellenos de tierra, con la premisa de autogestionarse en su suministro de agua y luz, regulándose de forma natural su temperatura interior. La idea es original del arquitecto americano Michael Reynolds

Uno de los miembros de esta curiosa familia es el artista e inventor Christiaan Zwanikken, en su web se denomina como artista biocinético, que cada cual tome sus propias conclusiones, pero básicamente utiliza elementos de su entorno, incluido esqueletos de animales, para crear esculturas en movimiento utilizando la ingeniería robótica. 

Os aconsejo entrar en las webs del convento, del proyecto de Eartship y su arquitecto creador, y del artista holandés, para poder ver con más detenimiento todo esto que os cuento y evitarme una entrada tan indigesta como las gachas crudas.



Algunas de las esculturas de Christiaan Zwanikken 
que fotografié en el  Convento de San Francisco



Pero aún hay más, y es que toda entrada viajera no estaría completa sin un buen apunte gastronómico, y aquí tengo que reconocer que jugué con ventaja, pues conté con la estupenda recomendación de Cristina Olhapim, la gastro bloguera alentejana de olhapim.blogspot.com.es que sin dudarlo un segundo me recomendó el Restaurante O Brasileiro (Serro de São Luís), y aunque su nombre pueda llevar a confusión, es un lugar donde degustar la típica gastronomía de la región, basada sobre todo en carnes de caza (perdiz y jabalí principalmente). Allí pude probar las famosas migas alentejanas que nada tienen que ver con las migas patrias, pues se trata de una masa de pan que de lejos recuerda a la masa de croquetas lista para tomar forma; los deliciosos postres de origen árabe a base de almendra, como la sopa dorada; y los vinos de la zona, entre ellos el Herdade da Bombeira cuyas bodegas se encuentran en Mértola. Muy agradable el almuerzo aquí, no solo por la sencilla y buena cocina, sino también por lo agradable del lugar.



En el sentido de las aguas del reloj: estofado de jabalí, 
migas alentejanas, sopa dorada

No podrán negarme amigos míos, que una escapadilla puede convertirse en toda una fuente de conocimiento y gozo para el intelecto y el estómago al unísono. Si el fin del mundo se posterga unos meses más, prometo volver a dar cuenta de alguna otra de estas pesquisas. Un  placer. 


15 delikados susurros:

Claudia Hernández dijo...

Ah, pero qué rincones más bonitos, una belleza, la verdad es que Portugal la conozco poco pero me gusta especialmente, así que tengo muchas ganas de descubrir más ciudades y pueblos de allá.
No conocía esta arquitectura, pero me ha gustado mucho.
La comida... qué delicia.
Abrazos

Delikat Essences dijo...

Estoy segura que el carácter sosegado y tranquilo del portugués y sus preciosos pueblos te van a enamorar. Un abrazo Claudia y gracias por pasarte por aquí.

Cristina Torres dijo...

Qué maravilla, ojala todas las escapadas fueran tan provechosas, sentidos aplicados al máximo. Gracias por compartirlo!

Delikat Essences dijo...

Como ya he dicho antes, es un placer. Yo disfruto los viajes por partida triple : 1) preparándolos e investigando lugares, 2) recorriéndolos y después, 3) contándolo por aquí. Así que ya puedes imaginar el placer que me da el ver que otros los disfruten luego :-) Un abrazo

El Oteador de los Mercados dijo...

A mi me pasa lo mismo. Disfrutas imaginandolos, disfrutas preparándolos y disfrutas descubriendo cosas que no tenías previstas. Portugal es toda una tentación.

Sorokin dijo...

Gracias Madame por esa información sobre el Alentejo. Yo siempre lo he atravesado como un rayo, sin romperlo ni mancharlo, yendo hacia el sur desde Lisboa o desde Badajoz. Bueno, en realidad miento como un bellaco, porque una vez, yendo de camino al Algarve paré en Ferreira do Alentejo a comer, en un bareto más bien modesto. Dijeron lo típico de "no tenemos gran cosa, etc" y nos pusieron un bacalhao cozido. Puedo jurarle, Madame, que es el bacalao que más he disfrutado en mi ya larga y aburrida vida. Bacalao. Cocido. Con un frasco de aceite de oliva para añadir. Fabuloso.
Unn abrazo Madame

Delikat Essences dijo...

Monsieur, y no se acuerda vuesa merced del nombre de ese antro? Mire que esos templos inesperados son para guardarlos como tesoros. Un abrazo

Arantxi de Curry curry que te pillo dijo...

Ojalá el mundo se postergue, porque yo no he pisado tierras portuguesas Delikat!!!!! Ains que pintas tienen esos platos... lo de las migas me ha recordado al gazpacho manchego que nada tiene que ver con el andaluz. Cuánto gana uno viajando, verdad?

Saludines guapa!

Delikat Essences dijo...

Hola Arantxi, menudo trabajo publicar tu comentario, como estoy fuera de casa lo intenté publicar desde el móvil y le di a rechazar y ya me ha sido imposible. Como llega una copia del mismo a mi correo electrónico lo he podido rescatar y lo publico manualmente con tu nombre y blog. Sorry!

Pues sabes que me acorde de tu post de gazpacho manchego cuando me plantaron las migas por delante? :-)

Un abrazo

Ana Cristina Lebre [ Olhapim ] dijo...

Delikat Essences ,
Gracias a ti, por escribir de ese modo precioso mi tierra, Alentejo.
Un placer. Sí!
Un abrazo desde Estremoz!!

Viena dijo...

Pues date por satisfecha si el disfrute nuestro es el tuyo también, porque es una gozada leer todo lo que nos cuentas y cómo lo cuentas.
También para mi Portugal es la asignatura pendiente, estuve allí hace años, pero me quedé en apenas el aperitivo. Tengo que volver con la calma de estos otros ojos con los que hoy miro.
Un beso grande y gracias por llevarnos contigo en cada viaje.

Delikat Essences dijo...

Gracias Ana Cristina, algún día tendré que visitar también Estremoz. Un abrazo y gracias por las buenas recomendaciones.

Delikat Essences dijo...

Viena si me llevas en la maleta en tu futura escapada a Portugal prometo ser la mejor de las guías :-) Un abrazo.

Sorokin dijo...

Madame... ¡¡¡Feliz año nuevo, voto a bríos!!! Que los mas íntimos deseos de su merced se cumplan con creces, que luzca un sol esplendoroso, que la música indie siga viva y bullendo, que todas las tascas que su merced frecuenta preparen cada vez más y mejores tapas, que su bicicleta vuele como un rayo por las nubes...

Un gran beso, Madame

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba