Cosas que los nietos deberían saber

"Things the grandchildren should know"


Hoy vengo a recomendaros una de las lecturas que considero más originales en lo que llevo de año. No se trata de una publicación reciente, por el contrario se encuentra en su 7ª edición, pero una sugerencia de una persona muy cercana y bastante de fiar en lo que a libros se refiere, ha hecho que dos años después de que viera la luz por primera vez en las librerías, llegara a mis manos esta particular biografía del músico americano Mark Oliver Everett, también llamado Mr. E  o E a secas, líder y cantante del fantástico grupo Eels, publicada por la editorial Blackie Books.


He disfrutado con este libro desde la primera hasta la última página, pues sin perder de vista el sentido del humor, su autor nos retrata su tortuosa y a veces dura existencia desde la niñez, con no pocas perdidas de seres queridos en el camino, para llegar a una brillante conclusión en su madurez personal y profesional. El señor Everett decidió un día que tenía que contar todo lo que le había pasado, hasta llegar al punto donde se encontraba ahora y desde luego, nos regaló casi 200 páginas llenas de ironía e inteligencia, donde superando muchas vicisitudes y a su manera,  culmina con un gran canto a la vida y al optimismo.


Unas de las cosas que más me ha seducido, ha sido conocer el proceso de creación musical y con ello, el crecimiento personal paralelo, de un joven americano que creía en su música o más bien, y sobre todo en sus inicios, se aferraba a ella como una tabla de salvación: "morir o hacer música", esa era la disyuntiva que Everett se hacía desde que la vida comenzó a golpearlo con situaciones muy duras. "A nadie le interesaba aquel rarito de Virginia que grababa sus cintas de cuatro pistas en un armario" dice en su libro, pero peleó hasta el final por sacar su personal visión musical. Aquella frase clarividente que leyó en la biografía de Ray Charles fue un gran soplo de oxígeno, decía que tienes que encontrar en ti mismo aquello que te hace único, eso le iluminó y le llevó a pulir su trabajo hasta que su esencia más íntima salió hacia afuera, sin sujetarse a moda alguna, esperando durante años, no sin momentos de desesperación, que alguien se fijara en él para producirlo.




Otra de las cosas especiales que tiene esta biografía es lo directa que es, sin florituras, sin adornos, Mr. E nos va contando todos los batacazos y pruebas a los que le sometió la vida, como un amigo que se desahoga con otro. El balance al final es positivo, a pesar de la crudeza de muchos episodios (uno de los más duros, cuando su hermana Liz, tras varios intentos de suicidio, consigue quitarse la vida, justo cuando él comienza a tener éxito profesional). Me encanta el momento en el que una mañana, después de levantarse y mirarse al espejo, vio a su padre reflejado en la imagen y de pronto, comprendió como era este señor que apenas hablaba y que se marchó tan prematuramente de su vida, el porqué de su comportamiento, se había pasado toda la vida cabreado con él y ahora le era fácil entenderlo.


"Las he pasado de todos los colores... pero estoy bien. Y si quiero, puedo estar mejor aún, desde luego, 
pero teniendo todo en cuenta... A ver, he sobrevivido. 
Y he sobrevivido siendo yo mismo. ¿Es o no es una suerte? ¿Es o no asombroso?"


Y humor, mucho humor, como esa anécdota en la que después de dejarse la barba a lo talibán, y después del atentado del 11-S (en el que por cierto en uno de los aviones iba su prima preferida...), lo paraban en todos los aeropuertos para interrogarlo y lo obligó a cortársela; o sus movidas con las llamadas "novias locas", incluso les dedica un capítulo entero a todas ellas.


Lo dicho, lectura recomendada, no os he contado nada que no relate en su fantástico prólogo el escritor y periodista argentino Rodrigo Fresán, y estoy segura de vuestro disfrute, tanto más si os interesa el mundo de la música desde dentro. Personalmente, este libro ha hecho que ahora cuando escucho la música de Eels, la perciba de un modo muy distinto y me ha reafirmado en la idea de que la vida hay que mirarla de frente y vivirla, sobre todo eso. Además este músico se ha ganado mi simpatía, le daría un abrazo estrangulante si lo viera en directo, que no quepa ninguna duda. 


Para finalizar de engancharos, os dejo una canción de este peculiar genio musical. Ojo al inicio del vídeo del tema "In my dreams", perteneciente a su álbum Hombre Lobo (2009), y al libro que está leyendo el niño en la cama.




23 delikados susurros:

foodtravelandwine dijo...

Que interesante!!....no habia escuchado de este libro....y lo que mas me gusta es su titulo....es muy sugerente e invita a leerlo!!.......Abrazotes, Marcela

Delikat Essences dijo...

Encantada de habértelo descubierto Marcela, si algún día lo lees ya me contarás. Un abrazo.

Claudia Hernández dijo...

Ah, me ha encantado lo que cuentas del libro, qué bella cita de él, además, ya tengo ganas de hacerme con un ejemplar. Gracias por estos descubrimientos, Delikat.
Saludos

Delikat Essences dijo...

Un placer Claudia, espero, estoy segura de que sí, que te guste tanto como a mí. Saludos

Mer dijo...

Madame Delikat, el otro día eran unos murales, ayer un duo musical y hoy, nos traes este libro que tiene muy buen pinta, y que por cierto al tipo que lo ha escrito no lo conocía, pero eso no es nada raro. En conclusión, tu presencia, aunque sea cibernética, estimula mis neuronas, agradecidas quedan. Un abrazo.

El Oteador de los Mercados dijo...

Tu escrito, tu recomendación, me ha enganchado irremediablemente. No conocía el libro, no conocía al autor, no conocía al músico... pero me ha encantado.
Y ahora, que estoy atravesando una auténtica sequía literaría, no hay nada que me apetezca leer, ese libro puede ser como esas lluvias de Primavera.
A ver si el sábado me acerco a FNAC y lo busco.

Delikat Essences dijo...

MER dile a tus neuronas que "c'est un plaisir". Y ahora, a leer el libro mientras escuchas a Eels :-)

OTEADOR, aquí estaré esperando que me cuente sus impresiones tras la lectura. Decirle que cuando lo busqué en la librería, primero me mandaron a biográfias y no estaba por ningún lado, y finalmente estaba en un pequeño stand en la parte de música con libros sobre grupos/cantantes, no necesariamente biográficos.

Un abrazo a los dos.

Viena dijo...

Pues sí Delikat, has conseguido engancharme y se me amontona la faena, porque tengo que leer una sugerencia de Sorokin, sin falta, y este que me ha parecido de lo más interesante, sobre todo ese sentido del humor que cuentas que tiene, me interesa mucho.
Gracias por mantenernos tan al día y con esta selección tan estupenda.
Un beso.

Delikat Essences dijo...

Pues entonces Viena me doy por satisfecha, realmente es un personaje y un libro que atrae, aunque no se sepa nada sobre el grupo anteriormente, creo que puede ser una ocasión para los que no lo conozcáis de adentraros en su universo musical al mismo tiempo que conocéis su vida.

Un abrazo

Linda Susan dijo...

Este lo quiero leer, me encantan Eels. Me recuerda a Automático y un buen amigo de mis andazas cordobesas. Un abrazo

Delikat Essences dijo...

:-), el bar Automático forma parte de la memoria músico_sentimental de todo aquel que haya pasado por Córdoba una temporada. Hoy me he agenciado la última recopilación de tu adorado Vila-Matas.

Un abrazo.

Cris dijo...

Hola guapa, me ha encantado tu recomendación, tú lo has dicho, engancha el personaje o será que tú nos lo cuentas siempre todo muy requetebien :-), oh seductora nata! jaja

Precioso tu homenaje a la Taylor.

Un abrazo.

Delikat Essences dijo...

Gracias Cris, un abrazo muy grande y a ver si nos vemos pronto. Geniales esa fotos de Bowie&Taylor eh? Besotes.

El Oteador de los Mercados dijo...

Efectivamente Delikat... te atrapa desde ese inicio: "Estaba convencido de que no viviría hasta cumplir los dieciocho, y por eso no me había molestado nunca en hacer planes de futuro. Los dieciocho habían llegado y pasado hacía un año, y yo seguía respirando. Y las cosas iban a peor".
Cuanto tiempo sin abrir un libro (además con tapa dura) que me interesara nada más iniciar su lectura. Gracias.

Delikat Essences dijo...

Ya lo tienes en tus manos¡ Me encanta. Disfrute la lectura Sr. Oteador :-)

Serena dijo...

Desde luego Mr. E tendria, como menos, contratarte para su equpo de marketing, pues no hay quien pueda leer tu post, y no querer avalanzarse sobre el libro...Ya te lo pediremos en SS:))

Delikat Essences dijo...

Mi querida y añorada Serena, tengo que decir que no me importaría trabajar con él, pero antes preferiría hacerlo contigo en nuestro spa ayurvédico :-P. Y esto del mundo blogger y de las redes sociales tiene su punto mágico, pues ayer me encontré en mi tweeter, un mensaje de agradecimiento de la editorial Blackie Books... las cosas que pasan, vete tú a saber cómo llegaron hasta aquí.

Besotes

Sorokin dijo...

Hola Madame Delikat.

Voy a pedir el libro a Amazon.com, porque tiene un aspecto muy atractivo. Además, estoy un poco en periodo inter-lecturas tras leerme la guía de China de Lonely Planet (me la leo "a posteriori", para que no me condicionen demasiado)

Un abrazo

Delikat Essences dijo...

Monsieur Sorokin, bienvenido a Occidente, me alegro que le haya tentado el libro y que del dicho al hecho, ya tenga en mente pedirlo, sé que le va a gustar.

Ahora mismo voy corriendo para su blog a leer sus hazañas en la China :-)

Sorokin dijo...

Gracias a su recomendación, Madame. Meses después me he leído el libro de Mark Oliver Everett. Lo he leído en inglés, o sea, que me he perdido el prólogo que su merced califica de muy bueno. En cualquier caso, el libro me ha gustado. Es increíble como con tanta desgracia personal como cuenta, pueda ser tan ameno.

Pero lo que más me ha fascinado es descubrir que el padre del autor, Hugh Everett III era un científico muy respetado en el mundillo de las cosas estas. Mr E lo menciona de pasada, pero acudiendo a la Wiki, por ejemplo, cuenta que es uno de los padres de la teoría de los universos paralelos. Teoría que anda por ahí, basada en la física cuántica sobre la dualidad de comportamiento de las ondas-partículas a nivel infinitesimal. Yo no me lo creo, oiga, pero más cornás da el hambre. Se supone que si en este universo una persona muere, puede no morir en otro universo paralelo, lo que conduciría a pensar que somos inmortales. Pamplinas, No se puede extrapolar lo que hagan las partículas elementales con lo que haga Sorokin, por ejemplo, que será muy elemental, pero poco partícula.

En cualquier caso, un tema fascinante que me ha descubierto la lectura de Mr. E. Gracias, Madame.

Delikat Essences dijo...

Me alegro mucho que haya disfrutado de la lectura Monsieur, es una lectura diferente y original y a mi me fascina como se aferró a la música para salir adelante después de la traca de vicisitudes que la vida le pone por medio. Lo del padre es de traca, sobre todo cuando lo describe como ese señor que apenas hablaba, taciturno e introvertido. Como murió cuando él era un adolescente, entiendo que tampoco es que tuviera mucho que contar sobre su persona y tampoco este libro era para ponerse a hablar de las investigaciones científicas paternales. A mi eso de la física cuántica y universos paralelos me fascina, tengo varios libros de cabecera sobre el tema... pero eso ya es otra historia :-)

Linda Susan dijo...

Ni siquiera recordaba haberte hecho un comentario, qué cabeza! Lo dicho amiga. Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba