8 de enero de 2012

¿Dónde están mis juguetes?

Austin a pedales
1959

Ya pasadas las fiestas navideñas y aún con la resaca del día de Reyes, me estreno en el 2012 con una entrada sobre un lugar muy especial, pero antes permítanme lanzar algunas reflexiones jugueteras que explican el título de esta entrada. No han notado, queridos lectores, que han desaparecido de la faz televisiva aquellos eternos minutos de anuncios de juguetes que en los 80-90 nos invadían. He escudriñado las distintas cadenas televisivas en varias franjas horarias y nada en el horizonte TDT. ¿Qué fue de los anuncios de Playmobil, del Tente, de las muñecas de Famosa, de las tragabolas o mecanos, puzzles y demás? Nadie parece saber nada, pero lo curioso es que se siguen vendiendo estos juguetes en las tiendas, aunque la pequeña pantalla solo tiene lugar para juguetes electrónicos y cibernéticos, sin diferencia de edad en el público destinatario. 




Detalles de una pastelería y una  carnicería 
Casas de muñecas de principio siglo XX



La verdad es que siento nostalgia de aquellos maratones publicitarios jugueteros y recuerdo con cariño, que mi hermano y yo nos entregábamos a un juego delante de la pantalla, que consistía en que a cada uno le tocaba un anuncio de juguetes sucesivamente y, bendita inocencia infantil, eso quería decir, imaginariamente, que eran los regalos que nos llegarían. Lo que ocurre ahora, no es sino un reflejo de la sociedad en la que vivimos, regida por el marketing y las grandes ventas, ya no importan la capacidad de ilusión y la imaginación de millones de niños.


Muñeca 
1745-50

El caso es que tras esta "profunda" reflexión, hoy vengo a enseñaros un museo muy especial y poco conocido que visité en Londres hace unas semanas, el V&A Museum Childhood (Museo de la Infancia perteneciente al Victoria&Albert). Situado al noreste de la ciudad (Bethnal Green), lo peculiar de este lugar es que reúne una colección fascinante de todo lo que rodea al mundo de los niños: juguetes, juegos, cuidados, mobiliario, ropas, etcétera, desde el siglo XVII hasta la actualidad, además de tener una de las mejores colecciones del mundo de casas de muñecas (esto es realmente increíble, ver como eran las casitas de madera con la que jugaban los ricos niños de la nobleza y alta burguesía de hace siglos, llenas de miles de detalles y en tamaños XXL). 


Interior del Childhood Museum

El museo está en un gran edificio de ladrillo rojo dividido en varias galerías: una para juguetes en movimiento, otra dedicada a la creatividad, una tercera a la niñez y por último una gran sala de estar. Realmente, es un lugar especial, con una agradable coffee shop en la que hacer un alto en el camino; y una bonita tienda con cuentos, libretas y objetos varios de papelería (mi debilidad). Un rincón en el que podemos hacer un viaje a nuestra infancia y a la de aquellos locos bajitos que hace muchísimos años habitaron el planeta.

Cochecito de bebé
Época Victoriana

Hasta principios de marzo además podréis disfrutar de una exposición temporal llamada "Magic World", donde se explora el mundo de los cuentos de hadas y la literatura fantástica, la historia y los orígenes de la magia y su influencia en artistas y escritores. 



Hice cientos de fotos pues todo era una curiosidad, pero aquí solo puedo dejaros alguna de ellas para que podáis adivinar el contenido de la colección y así, en vuestra próxima visita a la ciudad, no dejéis de ir a este museo lleno de sueños e ilusiones.

Web del museo: http://www.vam.ac.uk/moc/



The Beach Boys - The man with all the toys

15 delikados susurros:

Arantxi dijo...

Delikat,

en las pestañas de todos los blogs donde te tengo incluída no se me ha actualizado conforme tenías un nuevo post, ¡qué raro! De todas formas y como ya te dije via twitter, ¡bienvenida de nuevo!
Ahora que te he leído he caído en que es cierto... este año no he visto anuncios de juguetes e incluso ni el de las famosas muñecas de Famosa! ¿Ahorrando publicidad?
Sea como sea, a nosotros no nos quitaran esos maravillosos años de nuestra vida de nuestra cabeza. Un abrazo

Delikat Essences dijo...

Hola Arantxi, es que me he dado cuenta que al configurar como privado el blog no salen las actualizaciones de las entradas a los seguidores de blogger. Tengo que buscar una manera de llegar a aquellos amigos que no tengo ni en facebook ni twitter, como es el caso de Claudia, quizás envíe una newletters cada post, así que perdonarme si me pongo pesadita :-/

Respecto al tema de marras del post, no sé yo si será algo de tema de ahorro, yo creo que más bien van a lo que vende que son todos los cacharros ciberelectrónicos que cualquier pequeñajo nace sabiendo manejarlos, y mira que yo soy la primera que me encanta conocerlos y no quedarme atrás, pero un niño es un niño siempre y debe estimular su imaginación de otra manera.

Un abrazo

Claudia Hernández dijo...

Ah, qué bonitos recuerdos, me encanta lo de tocar los juguetes en la tele... la verdad es que es un museo muy bonito.
Aca en Múnich hay uno y nunca he entrado, además queda en pleno centro en el antiguo ayuntamiento... a ver si me animo. La verdad es que yo adoraba jugar a la casa de muñecas y esas como las que fotografiaste me encanta. Acá en el mercadillo de navidad había un puesto con cosas así, pero en plan adorno para los nostálgicos, y la verdad es que me fascinan esos objetos pequeñitos que recrean nuestros espacios cotidianos.
Feliz 2012 y abrazos

Delikat Essences dijo...

Feliz 2012 para ti también Claudia. Uf, detalles en estas casas que se exponían en el Childhood Museum, los había a miles, era increíble, esa carnicería con los jamones colgando pequeñitos. Había una mansión inmensa imposible de fotografiar como no fuera por partes, con una azotea de lujo. Había pertenecido a un niño de un rica familia de Londres de principios de siglo pasado, ahora no recuerdo el apellido pero era conocido. Te encantaría visitarlo sin duda.

Un abrazo.

Apicius dijo...

Me ha recordado la visita que hice a este museo en el pasado, para mi una delicia de museo e incluso activa recuerdos de la niñez.
Otro museo que me encanta, de los muchos y buenos museos de Londres, es el de la ciencia.
Gracias por compartir.
Saludos

Delikat Essences dijo...

Gracias por dejar su comentario Apicius, me encanta haber compartido la experiencia con usted. Un abrazo

fe-i*ká dijo...

SI LO LLEGO A VER HACE UNOS DIAS, LE PIDO A LOS REYES EL AUSTIN ROJO... A PEDALES!...ESTE ES EL MIO, TENGO QUE HACER DEPORTE Y AHORRAR GASOLINA.
BIEN MI NIÑA AQUÍ TE DEJO UN DESEO Y ESPERO QUE SE CUMPLA: QUE LA FELICIDAD Y EL AMOR TE ACOMPAÑEN DURANTE TODO ESTE NUEVO AÑO.
MIL Y UN BESO.

Delikat Essences dijo...

Gracias Fe-i*ká es maravilloso rodearse de gente que emana tanto amor :-) Todo lo mejor también para ti.

nota: el Austin era una pocholada, monísimo!

Viena dijo...

Delikat: Ya temía yo que no me estuviera enterando de tus actualizaciones, pero veo que no me he perdido ninguna, del Amarillo, a los juguetes, va bien.
Creo que muchos nos sabíamos de memoria los anuncios de juguetes, yo recuerdo las cancioncilla de: "Las muñecas de famosa se dirijen al portal..." O los de Barriguitas o Playmóbil. No me había fijado que este año no habían estos anuncios, la verdad es que no veo tele.
Creo que disfrutaría en un museo así, aunque las casas de muñecas concretamente me daban siempre yuyu, tan estáticas, tan así, antiguas jeje.
Recuerdo cuando vi la película de Mr. Magorium, de Dustin Hoffman, que salí decidida a montar una juguetería de ese estilo, todo magia. Las jugueterías, con las librerías y las floristerías, me chiflan.
Espero que hayas disfrutado mucho en Londres.
Un beso.

OTEADOR DE LOS MERCADOS dijo...

Que recuerdos Delikat. ¿A dónde van los juguetes perdidos?. Recuerdo un autobús de hojalata y un caballito de cartón que hoy harían las delicias de cualquier coleccionista… en recuerdo a aquel caballito de cartón compré hace ya bastantes años uno similar que todavía conservo, aunque este es más pequeño.

Delikat Essences dijo...

Viena, a partir de ahora no se actualizará el blog en los seguimientos de blogger, no sabía que eso ocurría cuando lo hacías privado, pero bueno, tú me sigues en la página de facebook y twitter y allí sí podrás ver cada nuevo post, además que he instaurado el newletter, subterfugios no faltan :-)

Yo sé ya de inicio que disfrutarías como una niña en este museo. Un abrazo

Delikat Essences dijo...

Uy Oteador ha tocado un tema "delicado" entre mi madre y yo jaja, como de pequeños nos hemos mudado tantas veces, se han quedado en las mudanzas atrás muchos juguetes y libros míos, y a veces me viene un flash y me acuerdo de este juego o de este libro tan especial, y me pongo hecha una fiera :-O

Que tengan todos un bonito día y dejen salir al niño que un día fueron.

Cristina Torres dijo...

Un lugar precioso, me encantan los juguetes de antiguos de hojalata, seguro que aquí había una buena colección. Un museo no es nada sin una buena coffee shop, de eso sí que saben los británicos, verdad? :-) Besotes

Chic Soufflé dijo...

No he estado nunca en este museo, pero me lo anoto para la próxima visita. No hay que dejar marchar nuestro lado inocente nunca, aunque a veces cueste, para poder disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. :)
Un beso.

Delikat Essences dijo...

Hola Cris, pues sí que había bastantes juguetes de hojalata, una colección impresionante de juguetes antiguos, para quedarse con la boca abierta.

Chic Soufflé te encantará, eso es una de las cosas que más me fascina de Londres, que nunca acabas de abarcarla, a mí me quedo algún que otro museo alternativo pendiente por ahí, pero tampoco quería abusar que había que hacer muchas cosas. Así quedan siempre cosas interesantes para futuras visitas.

Un abrazo a las dos.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba