La chica del sol de la mañana


Este fin de semana he dado con mis huesos de nuevo en la Villa y Corte, el motivo propulsor del viaje, que ha dado mucho de sí, era ver la exposición que el Museo Thyssen ha dedicado al pintor norteamericano Edward Hopper (1882-1967). Nunca antes se habían reunido en Europa una suma de obras tan extensa, 73 en total, de uno de los pintores más destacados del realismo americano, con su estilo tan personal e identificable. En la retina de muchos están algunos de sus cuadros convertidos en iconos de la sociedad americana de la primera mitad del siglo XX: escenas cotidianas en gasolineras, cafés, habitaciones de hotel, oficinas, teatros... Normalmente retratos de personas solitarias, invitando así a una reflexión sobre su situación, vida y pensamientos; e incluso a intentar meterse en la mente del voyeur oculto que oteaba a través de una ventana la imagen que el cuadro nos muestra.  


No voy a hablar aquí de estas magníficas pinturas, tenéis hasta el 16 de septiembre para visitar la expo, aún a tiempo amigos, pero sí de un interesante proyecto que el museo ha desarrollado en paralelo a la retrospectiva, nutriéndose de la sinergia de ida y vuelta que ha existido siempre entre el mundo del cine y el pintor.




El director de fotografía Ed Lachman ("Las Vírgenes Suicidas" de Sofía Coppola) ha representado de forma tridimensional uno de los cuadros más famosos de Edward Hopper, "Morning Sun" (1952), el que aparece en la cabecera de esta entrada, y lo ha hecho utilizando técnicas muy cinematográficas: un decorado, una escultura y una iluminación que recrea la atmósfera original del cuadro. El día de la presentación de la exposición y del proyecto, el propio artista explicó el propósito y las técnicas empleadas (lo podéis ver en el vídeo que adjunto abajo), utilizando una modelo de carne y hueso para recrear la escena, que sería luego sustituida por una figura de cartón piedra (no me quiero imaginar a la pobre chica día tras día allí sentada en esa cama mirando a lontananza...)




Me gusta que las salas de exposiciones involucren al espectador y hagan la visita más interactiva, con el fin no solo de hacerla más amena sino de asimilar mejor la información. Visitar un museo puede ser una actividad muy entretenida y muestra de ello son los muchos que cuajan la ciudad de Londres, donde siempre me sorprende como con actividades y juegos, muchos de ellos dirigidos a niños, convierten lo que pueda imaginarse un lugar para el bostezo en un espacio lúdico lleno de genialidades. El Thyssen es una de las pinacotecas más importantes de nuestro país y sin duda se ha apuntado un tanto, siendo consciente además de la nueva sociedad en la que vivimos, donde las redes sociales juegan un papel fundamental a la hora de comunicar y relacionarse. De ahí que como parte de un juego, se invite al espectador a fotografiar la performance de Lachman a través de un marco situado unos metros antes del escenario.

Los resultados son curiosos, juzgad la imagen que tomé comparándola con la original de la cabecera, y eso que fue realizada con móvil, me imagino que con una buena cámara y manos expertas,  la aproximación al original será mucho más aceptable.



Como complemento, se invitaba a subir la fotografía a Twitter utilizando el hashtag #hopperthyssen, añadiendo la frase que imaginamos pasaría por la cabeza de la chica del cuadro. La frase más original será premiada con un catálogo completo de la obra de Hopper.

Solo tenéis que buscar en Twitter esta etiqueta y veréis lo que la imaginación de la gente está dando de sí. Algunos ejemplos:

- No giraré la cabeza, no me giraré, sé que si te miro muero... @martaabella
- Ella piensa en cómo entrar de nuevo en su marco... @dibujario
- La subida del IVA me ha dejado helada... @hateyoguys
- Ojala todo fuera como antes... @sandrukin

Y vosotros, ¿qué creéis que piensa ella? Venga, que sé que imaginación os sobra.

11 delikados susurros:

Sorokin dijo...

Buen motivo para ir a Madrid, Madame. Yo estuve en la exposición a principios de Agosto, en otro salto que hice a la Villa y Corte, como la llama su merced. Fui perseguido como un terrorista por todas las salas porque intenté (siguiendo mi malísima y delincuente costumbre) hacer una cuantas fotos. Hice una o dos desde lejos, pero me cansé de que me acosaran y me guardé el aparatejo.

La exposición me pareció magnífica, aunque era la segunda vez que veía una expo de Hopper. En 1990 (creo), la fundación March, en Castelló 77, exhibió unas cuantas obras (aunque menos que las del Thyssen). Estaba "la casa del ferrocarril" y, creo recordar que también, "morning sun". De hecho en el póster de aquella exposición, que tengo en mi casa, se reproducía la casa del ferrocarril. Me he vuelto a sorprender al verla de nuevo: los pósters son un atentado, porque sólo se parecen ligeramente a la obra original. Pero vamos, que siempre me gustó Hopper. A Hitchcok tambien, sin duda.

En fin, perdón por el rollo. No me percaté que se podían hacer fotos de la representación en relieve de "morning sun", tan "quemao" estaba de los gorilas antifotógrafo.

Me alegro que le gustara, Madame

Un respetuoso saludo

Delikat Essences dijo...

Es usted un valiente monsieur, yo no me atreví ni a sacar el móvil, así que los ojos me dieron vueltas cuando en la última sala se abrió la veda, con lo que a mí me gusta un tuit o un check-in, hombre por dios tanta prohibición!

Algún recuerdo había que traerse, así que como las reproducciones tampoco me gustan, a ver si me toca el Euromillón y compro algún cuadro a la baronesa para que tenga cash, pues me traje un imán de nevera que por detrás es abridor, cosa más practica oiga!, y adivine el estampado... las gasolineras!

Un abrazo Monsieur, suya afectísima.

Apicius dijo...

No se porque prohíben tomar fotografías cuando por supuesto no se utilice el flash. A cualquiera que le sientan en un sillón le gusta que se note su presencia practicando actos de este tipo.
Muy interesante el reportaje Madame, como dice Monsieur Sorokin una excusa para ir a Madrid.
Saludos.

Delikat Essences dijo...

Buenos días Apicius, la verdad que es difícil regular este tipo de cosas, miedo me da imaginarme a un grupo numeroso de japoneses, Nikon en mano, queriendo hacer foto de cada una de las obras que existen en un museo... puede ser realmente incordiante, así que me imagino que para los responsables será más fácil cortar en seco y también por motivos de controlar mejor la seguridad.

Lo que me fastidia más es que por ejemplo no permitan hacer fotos de espectáculos en vivo y cosas así, donde no hay tanta molestia.

Un abrazo y gracias por su comentario.

Apicius dijo...

Había pensado en poner el incordio para otros que se este disparando foto tras foto,pero ya se sabe la libertad de uno termina cuando choca con la de otros y por cierto una persona educada raras veces molesta.
Pero no cabe duda que su comentario es acertado, aunque lo lleven a raja tabla en museos, iglesias y similares, cuando estamos no más de 6 realizando la visita.
Saludos

Claudia Hernández dijo...

Muy recomendable, aproveché mi paso por Madrid estas vacaciones y visité cuanta exposición pude. De primero, esta, pues nunca había visto una individual de este artista. La mayoría de su obra se encuentra en museos de EE UU, así que es una buena oportunidad.
Lo que dices de la museografía, es cierto, cada vez más los museos saben que no son meros exponedores de arte, sino que tiene que crear servir de espacio para el conocimiento. En eso se ha avanzado mucho, he ido a exposiciones de artistas desconocidos para mí, en el Reina Sofía y estaba tan bien echa curaduría (en España se dice de otra forma, (pero me niego pensar que será comisaría) que salí conmovida totalmente por el fantástico recorrido que te permitía de la obra de esa artista.
Abrazos

Delikat Essences dijo...

Creo que la descripción que más me gusta de estos espacios es la que se le daba en el Siglo de Oro, Cuartos o Gabinetes de Maravillas, los antecesores de los museos, donde se atesoraban objetos extraños y raros. Curador/a o comisario/a... la verdad que ninguno suena muy poético.

Un abrazo Claudia

foodtravelandwine dijo...

Que belleza....si estuviera cerca iria....adoro estas exposiciones........Abrazotes, Marcela

Viena dijo...

"Por hoy soy paloma, que puede admirar estos tejados. Gracias pintor, que así me elevas y que buscas mantenerme en vuelo eternamente".

Delikat, he tenido un déjà vu leyendo tu post, no sé si lo pensé, si lo soñé o qué ha pasado, pero casi, casi, tenía pensado lo que creía que ella pensaba.
De todas formas, jolines, nadie se ha mojado eh? Jajaja.
Un beso grande.

Delikat Essences dijo...

Ay Viena, mi gran esperanza, que ya dudaba si con las prisas nadie llegaba al final y no leían mi propuesta. Profundo pensamiento el tuyo, me gusta. Yo fui muy simplona y me limité a poner en su mente "La vida es no esperar nada" pues la muchacha se ve tristona.

Un beso gordo Viena, es siempre un placer leerte.

Cristina Torres dijo...

Curioso juego el del museo, aunque yo ni tengo Twitter ni Internet en el móvil... poco habría podido hacer, es que estoy en las antípodas del mundo cibernético, bastante que leo algún que otro blog :-P No me lo tengas en cuenta sorry.

Qué piensa la chica? Lanzo mi idea "Qué será ahora de mí" Yo también le veo cara de preocupada.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba