Mercadeando


Los mercados o plazas de abastos de las ciudades y los pueblos son espacios en los que respira un aire especial, en ellos el tiempo parece haberse detenido, los comerciantes saludan aún por su nombre a sus clientes, nadie parece tener prisa ni compra sin ton ni son sin mirar, oler y tocar antes la mercancía y charlar un rato con el frutero o el carnicero. Además, el  olor de las frutas, las carnes, el pan caliente y los pescados frescos al unísono, me evocan un tiempo en el que estando de vacaciones en el pueblo, acudía de la mano de mi abuela a comprar a la plaza.

Vidriera del Mercado del Arenal

Aprovechando que el sábado pasado hizo un tiempo maravilloso, no encontré mejor forma de disfrutarlo que visitando algunos de los mercados populares de Sevilla. En primer lugar me dirigí al Mercado del Arenal,  situado en la calle Pastor y Landero en el barrio del mismo nombre. El edificio es obra de Juan Talavera y Heredia  (1947) y se construyó en el solar de la antigua Cárcel del Pópulo.  Acudí bien temprano para desayunar en uno de los puestos más originales, el número 32, el de la Pastelería Artesana Veganitessen donde ofrecen zumos, infusiones y bebidas  vegetales, sin huevos, ni lácteos ni productos de origen animal. Sanote 100%. Además de eso tienen unos precios muy buenos, pues una buena porción de tarta, dulce o salada,  la podemos catar por tan solo 1,50 €. Allí me tomé un riquísimo zumo recién hecho de peras y fresas acompañado de una tartaleta de higos frescos.


Luego seguí curioseando por el resto de puestos de carnes, frutas y pescados y me gustó muchísimo uno dedicado a la espartería, donde le eché un ojo a unas cestas preciosas como las que utilizaba mi abuela para ir a la compra, pero en mi caso la utilizaré para ir a la playa.


De allí encaminamos nuestros pasos hacía el otro lado del río, hacia el Mercado de Triana. Comenzó siendo un arrabal en las inmediaciones de los muelles donde los pescadores y vendedores del barrio se instalaban para vender sus mercancías,  y fue en 1830 cuando  se decidió crear oficialmente el mercado formado por pequeñas cuarteladas al aire libre. Lo curioso del emplazamiento es que en ese solar se ubicaba el Castillo de San Jorge, sede de la Inquisición durante tres siglos (omito lo de Santa adrede), concretamente desde 1481 hasta 1785, y desde hace pocos meses podemos visitar bajo la forma de museo sus restos arqueológicos, que han permanecido ocultos bajo los puestos del mercado por muchos años. Ahora pretende ser un espacio para la reflexión sobre nuestro pasado, los juicios de valores y el abuso de poder, enfermedades de las que aún no nos hemos librado.

Frutería del Mercado de Triana

La construcción del castillo de San Jorge se realizó sobre un cementerio almohade tras la reconquista de la ciudad por parte de Fernando III,  entregándose a los Caballeros de la Orden de San Jorge de quienes toma su nombre. Era un recinto amplio de cárceles secretas y en la parte baja  estaba la cámara de tortura, hasta allí llegaban las riadas del Guadalquivir, convirtiéndolo en un lugar húmedo e insalubre. Resulta sobrecogedor pasear por los bajos del Mercado y descubrir ese mundo oculto donde miles de personas durante siglos sufrió tortura y murió, muchos de ellos tras una simple denuncia de un vecino o un conocido por pura envidia o celos.

Vista nocturna del Museo Castillo de San Jorge, junto al Puente de Triana

Mirador al río desde el interior de las ruinas del castillo


Antiguas cuadras de la sede de la Inquisición


Maqueta del castillo de San Jorge

Después de recibir el zarpazo de la historia, hacía falta oxigenarse un poco y salir a pasear a la luz del sol por el popular Barrio de Triana,  uno de los más alegres de la ciudad. Llegada la hora del almuerzo,  elegimos un establecimiento de cocina de mercado que tenía en mi lista de pendientes desde hace tiempo, El Marino (C/ Peñaflor, 5 - Triana), un peculiar y diminuto bar-restaurante donde llega el marisco y el pescado fresco a diario (Nota JUNIO 2013 Lamentamos informar que El Marino ya no está abierto al público). El cocinero Abraham García ha dicho de este lugar:

"Tan minúsculo como los chanquetes de su dorada fritura, y si no enrollara la pescadilla
 la cola irrumpiría en la acera, a merced de los gatos sin dueño.
Fomenta el Albariño y está especializado en besos de Mahoma
(Salman Rushdie nunca tapeó allí)".

Nos encantó su sabrosa cocina y elegimos  unas zamburiñas a la plancha, unas coquinas al ajillo y pastel de salmón y espinacas, todo esto acompañado de un aliño de tomates y caballa, una botella de  Cyatho DO Rueda y los postres. Mis amigos de otras latitudes se quedaran de piedra cuando diga que todo esto salió por 20€/persona.  Como sobremesa tienen además los auténticos piononos de Santa Fé,  que es uno de mis dulces preferidos y estos sí que son santos de verdad. En mi opinión son unos de los bocados más exquisitos de la  repostería tradicional andaluza.


Zamburiñas a la plancha


Pastel de espinacas y salmón


Piononos de Santa Fé

Tras concluir esta ruta de mercaderes lo único que podía redondear el día era una buena siesta,  no sin antes escuchar un poco de buena música.


Broken Social Scene - Market Fresh

Broken Social Scene es un colectivo canadiense de rock independiente formado en 1999 en Toronto. ‘’Feel Good Lost’’ en el 2001 fue su álbum de debut, mucho más instrumental y atmosférico que los sucesivos. Actualmente son una gran banda, todo un espectáculo en directo que pude ver en el 2005 en Barcelona,  con más de 10 integrantes y con su especial sonido de violines y violas mezclados con rockeras guitarras. El tema del post pertenece a su trabajo “Bee Hives”(2004).

22 delikados susurros:

Sorokin dijo...

Ah, Madame Delikat. No quiero ser aguafiestas, porque casi todo tiene un aspecto extraordinario, pero supongo que ha visto "Poltergeist", como todo el mundo... no sé, un mercado sobre el castillo de la Inquisición, que a su vez se edificó sobre un cementerio... Umm. A ver si las papayas se ponen a gemir cuando vaya uno con su cuchillo a despellejarlas.. perdón, a pelarlas. No sé en que estaría pensando. :-)

Arantxi dijo...

Pues sí, de piedra me dejas con ese precio! Por cierto me encantaría poder probar esos dulces..aquí en Barcelona voy expresamente a una panadería a comprar unas madalenitas sabor coco que llevan también un licor, me han recordado a ellas los piononos.

No te olvides de la Boquería cuando vengas a Barcelona!

Delikat Essences dijo...

Monsieur Sorokin pues no crea que no se me ha pasado por la cabeza, lo que está claro es que no pasaría una noche en ese mercado ni por todo el oro del mundo! Hay muchos edificios antiguos de Sevilla con fenómenos paranormales, sin ir más lejos la sede del Parlamento Andaluz que era antes un hospital... pero no he escuchado nada del mercado... aún...

Delikat Essences dijo...

Sí que tienes que probarlos Arantxi, si pinchas en su nombre he puesto un enlace a su web y se pueden comprar on line creo. El Mercado de la Boquería lo visito siempre que voy a Barna, me encanta tapear en Pinocho. También me gusta mucho el de Sta. Caterina, me parece preciosa la remodelación que le hicieron.

Saludos,

Cris dijo...

Me ha encantado tu ruta, como siempre le sacas muchísimo jugo a todo, si yo fuera a esos mercados seguro que se me pasarían por alto todos esos detalles... ya conoces mi despiste. Un beso guapa.

Delikat Essences dijo...

Bueno Cris de todo tiene que haber, yo la agonía tu la relajada, un binomio perfecto :-) Un besote para ti también.

Delikat Essences dijo...

Es cierto Oteador, cuando viajo es una de mis visitas preferidas, los mercados de cada lugar, te dicen mucho de sus costumbres, de sus gentes, de su cultura culinaria. Y qué decir de los zocos árabes, qué maravilla. Ciertamente apasionante.

Un saludo,

MªJose-Dit i Fet dijo...

Que fotos mas bonitas has hecho, a mi tambien me gusta visitar los mercados de los lugares que visito...y buen final tuvo el paseo ehhh :D un beso!

Serena dijo...

Gracias por el articulo!!La proxima vez que vengas a Bruselas, tenemos que visitar algunos!!
por cierto cuando vienes???miss ya!!xx

Delikat Essences dijo...

Mer me gusta ese adjetivo :-)

Mi querida Serena, sabes bien las ganas que tengo de ir a verte, pero ay! los recursos temporales y de otra índole son agotables, a ver que podemos hacer para hacerlo realidad pronto! xxx

Mer dijo...

Es que te pega muchísimo :-). Por cierto, me he reído mucho con tu nueva entrada en tu blog Fruslerías, precioso nombre además, hablo del nombre del blog claro jaja

Claudia Hernández dijo...

Madre mía, acabo de experimentar algo parecido a la envidia al ver esos platos maravillosos, pero qué delicia.
Por otro lado, sí, los mercados son espacios que de alguna u otra forma sobreviven a nuestras ciudades, los amo. Este que muestras es una belleza.
Y para terminar, amo Triana.
Saludos

Delikat Essences dijo...

No tengas "envidia" Claudia que aquí está esperándote Triana, los mercados y el Marino :-)

Sorokin dijo...

Hablando de mercados, eso me trae a la cabeza que en Bélgica, la gente de la calle todavía llama a la Unión Europea "le Marché Commun", apelativo que algún malicioso deformó en "le Marché commique". Perdón por salirme del tema. ;-)

Delikat Essences dijo...

Pues no son los belgas los únicos confusos Monsieur Sorokin, aquí en Spain, sin tanta guasa, es mucha la gente que aún dice "Comunidad Económica Europea", con la de años que pasó a mejor vida. Yo me especialicé en la carrera precisamente en derecho y políticas de la UE, así que se me ponen los pelos como escarpias.

Sonu Kumawat dijo...

Una tienda vegana en Sevilla! Gracias por descubrírmela, ni en sueños lo hubiera creído!

Delikat Essences dijo...

Poco a poco parece que comenzamos a tener cosas así en la ciudad,¿conoces la panadería alemana de la C/ San Luis?
Lo importante ahora es que se mantengan.

Anónimo dijo...

Buenas,
han pasado tres años desde que esta entrada se publicó en tu blog, pero acabo de leerla y sólo quería comentar que "el marino" en Peñaflor ha cerrado.
Como bien dices, estamos en una época en la que los negocios cambian en un abrir y cerrar de ojos.

Delikat Essences dijo...

Gracias Anónimo, esto es lo malo de las entradas que se quedan atrás, que muchos sitios dejan de existir y es un verdadero fastidio tener que actualizarlas.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba