Una joya...de amiga



Queridos amigos, por fin me he decidido a arrancar las negras telarañas que se posaban en el teclado de mi ordenador, y con ánimo y buena letra, me dispongo a seguir con esta especie de cuaderno de bitácora, que nació con espíritu delicado, pero que a lo largo de sus años de rodaje ha ido adoptando adjetivos menos refinados. Permitidme además que después de tanto tiempo de silencio, eche la vista atrás para contaros algunas cosas que quedaron en el camino. 

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro, pues bien, entonces si hago cuentas yo soy millonaria en cantidad y en calidad. Y como sé que ninguno de mis caros amigos se van a enfadar, afirmo, aquí en público y hacia el espacio infinito, que de entre todos ellos hay una persona tan sumamente especial, que merece que le dedique este post. Esa persona es mi amiga Isabel.

Nos conocimos cuando teníamos poco más de 12 años, a los meses nos hicimos "hermanas", haciéndonos un tajo en el dedo y uniendo nuestras sangres para lacrar con ella un escrito donde declarábamos que seríamos "amigas para siempre". Así de peliculeras éramos. Curiosamente, hace unos años nos enteramos de que nuestros tatarabuelos eran hermanos. Siempre hemos tenido una sintonía especial, que por muchas veces se convierte en una "escalofriante" telepatía. De adolescentes éramos lo que los demás calificaban como "raritas" y la verdad que me encanta que lo hayamos sido, ¡reconozco hoy por hoy tanto en nosotras de aquellas jóvenes! Detestábamos las discotecas, la música que en ellas sonaba, pasábamos de todo lo que se suponía que a los adolescentes de nuestra edad les debía gustar. Íbamos a lo nuestro. Cuántas reuniones para prepararnos cenas especiales, haciendo nuestros primeros pinitos en la cocina, y usando ingredientes que su padre nos traía del exótico Marruecos; las lecturas compartidas, descubrimos a Stendhal en esos años y suspirábamos por el gamberrete de Julian Sorel al unísono (hoy por hoy lo mandaríamos a la porra frita), también lo flipábamos con Oscar Wilde; esa música compartida, comenzando a engancharnos ya en el instituto a los programas de Radio 3, qué aversión hacia las radio fórmulas teníamos; y cómo nos gustaba leer revistas de salud y belleza, convirtiendo nuestras casas en auténticos gabinetes de estética, hasta calentábamos toallas para ponerlas a modo de cataplasma en el rostro para retirarnos las mascarillas :-). Raras, raras de pronóstico, pero oye, bien lozanas que hemos llegado a la madurez!

Lo maravilloso es que han pasado cerca de 25 años y que esa amistad tan especial sigue más viva que nunca, a pesar de llevar ella tantos años fuera de España (no hay distancia que un truculento vuelo de Ryanair no salve...). Y algo muy significativo, y es que llueva o truene, cada año, recibimos la una de la otra un paquete en un día muy especial, el de nuestros respectivos cumpleaños... Pero este año mi querida Isabel se superó con creces, os cuento. 

El mismo día en el que la que suscribe cumplía años, un pegajoso día de julio,  llegó un paquete de correos a mi casa, muy bien envuelto, de tamaño pequeño pero muy pesado, que hacía imposible adivinar lo que en él se escondía. La muy "truhana" me había enviado días antes un mail con la orden de "no abrir hasta que te llegue un paquete de mi parte". Sufrí mucho, pero aguanté hasta el final. Y cuando llegó mi regalo sorpresa,  lo abrí y comencé a leer, y no podía creerlo...




Se trataba de una pieza de cristal, un joyero en forma de corazón, de la época victoriana, una de las épocas favoritas de Isabel, y en ella aparecían una serie de marcas grabadas en la plata que me contaban su historia...





T.W. son las iniciales del autor de la pieza, Thomas Whitehouse, un joyero que trabajó en Londres entre 1848 y 1898. La marca del león que acompaña a sus iniciales indica que es de plata de ley, y la cabeza de leopardo es la marca de Assay Company, que muestra dónde fue testada y evaluada la pieza. El leopardo representa a Londres desde 1327 hasta nuestro días. La "a" es la fecha, parece que cada casa de artesanos tenía un grafismo diferente, en este caso identifica la pieza como realizada en 1896. 


Así que en mis manos tenía una pieza  realizada en Londres en 1896 por Thomas Whitehouse. Y tal cual cuenta mi amiga en su carta, el Sr. Whitehouse no era cualquier artesano, pues piezas del estilo de este corazón hechas por él, se encuentran hoy expuestas en el Museo de la Ciencia de Londres.







Ocurrieron muchas cosas en Londres en ese año, pero quiero reseñar una especial, y es que los Hermanos Lumière se trasladaron desde París a la capital británica para mostrar ante el gran público su primera película. Ese mismo año, la magnánima reina Victoria superó en años de reinado a su padre, el rey Jorge III.


La verdad que ha sido un regalo especial, que tendrá su lugar de honor en mi nuevo hogar. Especial ya no solo por su originalidad, sino porque sé también la dedicación y el cariño que mi amiga puso en su búsqueda y en su forma de enviarlo y mostrármelo. Gracias por estar ahí siempre y ser tan adorable.

12 delikados susurros:

Suave como Bizcocho dijo...

Delicioso regalo, delicado post y un lujo de amistad.
Disfrútalo al máximo, no tiene precio y yo seguiré disfrutando de tus "historias" .
Un placer que vuelvas, se te echaba de menos. Pilar.

TrapitosandRock dijo...

Qué preciosidad de joyero. Me encantan las piezas antiguas y todo lo "british", por lo que veo somos las dos anglófilas!. Cuando te he leído me he sentido bastante identificada con todo lo que has relatado...seguro que hasta tenemos amigos comunes en Sevilla...me parto. Un abrazo!
trapitosandrock.blogspot.com

Bienve dijo...

está claro que lo bueno viene en pequeñas dosis, postear con tanto gusto y escribiendo así de bien...un lujo para tus lectores y lectoras, gracias!!!

Delikat Essences dijo...

Marta novela no sé, pero sí nos han pasado cosas novelescas a ambas amigas, supongo que cuando hay una relación tan especial son cosas que suelen pasar . Gracias por pasarte por aquí.

Suave como Bizcocho tengo pendiente aún pasarme por tu preciosa tienda, a ver si me deslío, que ultimamente mi vida transcurre entre bolsas y cajas. Espero que te vaya muy bien, ya te veo activa con los cursos de cocina.

TrapitosandRock, pues sabes que ya por el momento un amigo tenemos en común, es un compañero de trabajo en proyectos europeos, JM Flores, conoce a tu hermano (compañero en Granada) y por supuesto a tí :-) Bienvenida al blog.

Gracias Bienve por el piropo, un lujo tenerte a ti por aquí de lectora. Gracias miles.

Besotes a todas

Anónimo dijo...

❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤
From Britain,
I.

Delikat Essences dijo...




10.000 x ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ de vuelta :-)


Sorokin dijo...

¡Qué maravilla, Madame! Yo no soy nada joyero, pero ésta tiene un aura especial. Y qué suerte tener una amiga tan buena. Yo tengo muchos amigos que he ido encontrando a lo largo de mi vida de "bourlingueur". Tambien tengo algunos ex-compañeros de colegio de Santander con los que me comunico y pego homenajes regularmente, pero lo de su merced e Isabel, como bien dice, es de ser hermanas "de sangre" (muy tierno eso de hacerse un corte para juntar la sangre). Disfrútelo.

Un abrazo

Viena dijo...

Maravillosa joya Delikat, totalmente digna de tu sensibilidad y tu buen gusto. Y maravillosa amiga, sin duda, que bien te debe conocer.
Te hemos echado de menos, te lo diré una vez más.
Me ha gustado mucho esa historia de que vuestros antepasados estén unidos: ¿Cómo llegásteis a ese descubrimiento? ¡Qué fuerte! ¿No? Parece que había ahí una memoria que permanecía en el tiempo. Enhorabuena querida Delikat, porque es una gran fortuna tener en la vida esos tesoros.
Un beso.

Delikat Essences dijo...

Gracias Monsieur, lo disfrutamos a diario, pues no hay día que no nos comuniquemos de una u otra forma, aunque parezca increíble.

Viena pues fue por casualidad, al ver el acta de defunción de mi abuelo paterno el año pasado (escribí un post que quizás recuerdes, sobre él), pues aparecían los nombres de sus padres (de mi abuelo), y vi que el segundo apellido de mi bisabuelo era el segundo apellido de mi amiga... y no es un apellido así como muy corriente en el pueblo cordobés de origen de nuestras familias. Entonces nos liamos a preguntar a familiares y empezamos a tirar del hilo y resultó que ese bisabuelo mío, era primo hermano de un bisabuelo de ella... y por tanto, ,mi tatarabuela y su tatarabuelo, hermanos :-)

Un abrazo Viena

Sorokin dijo...

Feliz año 2014 (especifico que es el 2014 porque, a saber cuando lo lee su Merced)

Delikat Essences dijo...

Gracias Monsieur, qué razón tiene vuesa merced que no entro para nada ni en mi blog ni en la plataforma blogger. Por un lado, no me da tiempo de nada y por otro un poco de decepción.. Ains a ver si el nuevo año me trae nuevos aires. Saludos y gracias de verdad por acordarse.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba