A nadie le amarga un dulce

Dibujo del ilustrador americano Norman Rockwell 

Esta entrada va a ser bastante empalagosa, abstenerse los no amantes de siropes, chantillies, cremas pasteleras y garnaches, almíbares, chocolates y cualesquiera otros ingredientes que harían frotarse las manos a dietistas y dentistas por el aumento inminente de la clientela. Hemos entrado en un pegajoso y dulce terreno y corréis el riesgo de quedaros pegados a la pantalla.



El motivo son dos confiterías de las que os voy a hablar, muy diferentes la una de la otra. La primera en mención lleva activa en Andalucía desde el siglo XIX, y se encuentra en la localidad serrana de Aracena, en la provincia de Huelva. Os hablo de la Confitería Rufino, especializada en dulces de yema y almendras, aunque personalmente estoy enganchada a sus riquísimos merengues. Se encuentra situada en pleno centro de la villa, justo en la Avenida de la Constitución.


Este establecimiento es muy especial, traspasar sus puertas es como un viaje en el tiempo, pues aún conservan las antiguas vitrinas de madera blanca y cristal originales y sus paredes están llenas de cuadros donde se enmarcan fotos, facturas y albaranes de hace ya dos siglos. El trasiego de personas los fines de semana, tanto locales como gente de otras provincias andaluzas, es increíble, así que no os extrañe nada tener que esperar un buen rato hasta que llegue vuestro turno, pero merece la pena después de ver las imágenes, ¿no es cierto?




Entre sus vitrinas podréis encontrar todo tipo de dulces y tartas a base de yema, como los famosos tocinos de cielo; también productos típicos de la Navidad o la Semana Santa, como los turrones elaborados artesanalmente, realmente exquisitos, doy fe, o los pestiños,  piñonates y chocolates.





La segunda de las confiterías lleva poco más de un año asentada en la ciudad de Sevilla y tiene un signo muy distinto, al más puro estilo francés, se trata de la Pâtisserie & Boulangerie Colette. Hace tan solo unos días me acerqué por allí por primera vez y me quedé prendada de sus auténticas baguettes francesas, esponjosas por dentro y crujientes por fuera, que tanto echa de menos mi madre. También tenían los famosos éclairs y macarons de varios sabores, riquísimas tartaletas y quiches, tanto saladas como dulces, y por supuesto, no podían faltar los auténticos croissants de hojaldre.




Se me hizo complicado elegir un pastelillo que llevarme a la boca mientras hacía tiempo, pues la presentación es inmejorable y todo entra por los ojos. Finalmente me decidí por uno que combinaba hojaldre y chocolate, todo un clásico. Para los que os queráis acercar por allí, comentaros que se encuentra en el Barrio de los Remedios, concretamente en el número 34 de la calle Virgen de Luján.


La única pega  que le pongo a los dos establecimientos que acabo de mencionar, es que no funcionan como cafetería y no pueda uno tomar allí relajamente un café o infusión con un dulce. Aunque es bueno saber, que todas las cafeterías de Aracena que no ofrecen pasteles, admiten que vayas a tomar los rufinescos manjares.

Y después de esta profusión de azúcares y mantecas, tengo que confesar que hice mis primeros pinitos en casa en esa moda de los cupcakes que inunda los escaparates de medio globo terráqueo. No he podido resistirme a la tentación, desde que la pastelería de Nueva York, Magnolia Bakery, se hiciera tan famosa tras salir en la serie "Sex and the City", el mundo parece haberse vuelto loco con estos pastelitos. La verdad es que me parecen  muy vistosos y llenos de coloridos, así que me aventuré a hacerlos yo misma, eligiendo para ello una receta de masa con plátano y canela, y para el frosting que los decora, una mezcla de mantequilla y queso crema, para no hacerla tan pesada, pues tradicionalmente es 100% a base de mantequilla. Para ser la primera vez no estuvo mal la cosa en cuanto al sabor, aunque distan mucho de parecerse a las cucadas de Magnolia Bakery, creo que me faltó más consistencia en la crema de remate, pero habrá más ensayos. Ahora dejo que los expertos me juzguen y yo me voy con mi dulce música a otra parte.



Portishead - It could be sweet

Portishead es uno de los grupos emblemáticos del llamado sonido Bristol de los 90 en UK, su primer disco "Dummy", lanzado en 1994, fue toda una celebración en todos los ámbitos musicales. Han pasado ya más de 15 años y sigue siendo un trabajo maravilloso por el que no pasa el tiempo, con la inconfundible y hermosa voz de Beth Gibson  y  una instrumentación impecable. Precisamente el título de la entrada es  parte de este fantástico trabajo.  Después de esto, quizás sobra decir que es uno de mis grupos favoritos. 

23 delikados susurros:

Marta dijo...

¡Otra entrada para añadir a mi guía de cosas que ver en Andalucía! ¡Gracias! Tengo que ir a esas dos pastelerías. Me atrae más la de Aracena, con productos de toda la vida. Oye, qué monos tus cupcakes, de colorines y todo. Besos,
M

Cris dijo...

No te puedes imaginar las ganas de dulce que me han entrado tras leer el post, y yo que venía a leer el resto de los comentarios del post anterior y mira lo que me encuentro, y lo peor, sólo tengo una triste tableta de chocolate en casa!

Sorokin dijo...

Magnífico aspecto ambas confiterías. Parece que están cantando con voces melifluas "Soy lo prohibido". Pero sí, lo de los dulces no tiene remedio: al final siempre se acaba cayendo en la tentación. Esta mañana, no pude resisitirme y me comí dos rebanadas de Stolle que tenía desde hace un mes muerto de risa. Y ¡Oh sorpresa! note un agradable cosquilleo en el plexo solar. Me precipité a leer la etiqueta y efectivamente, le habían añadido ron. En fin, fue sin querer.

Delikat Essences dijo...

Gracias MARTA, los colorines era lo más fácil, mezclar el colorante alimenticio y listo. En cuanto a Rufino, seguro que te gusta, es todo un clásico.

Delikat Essences dijo...

Lo siento CRIS, yo tampoco he elegido un buen momento para escribir el post, después del largo puente las reservas de dulce flaquean. Un abrazo,

foodtravelandwine dijo...

Gracias por este post....no sabes lo que he disfrutado viajando contigo!!....Abrazotes, Marcela

Viena dijo...

Qué pasada de confiterías Delikat, bueno, a mi las vitrinas es lo que me ha enamorado, qué bonitas por favor.
Y tus cupcakes bueno, bueno, esta faceta repostera promete y mucho, qué coquetitos te han quedado.
Como siempre, pasear por tu blog, es como pasear por un jardín delicioso.
Un beso.

Delikat Essences dijo...

Coincido contigo Viena, las vitrinas esas antiguas es lo que más llama la atención de Rufino, se conserva así desde entonces y eso le da mucha autenticidad. Aracena entera es un pueblo con muchísimo encanto y sabor.

Y bueno bueno.. viniendo de ti el elogio a los cupcakes, siendo como eres toda una experta repostera, me doy más que por satisfecha ;-)

fe-i*ká dijo...

Mi apreciada Essences sureña,es un placer viajar contigo por estas tierras que tanto amas y descubrir tus pasiones "confesables...."
Estos encuentros con la reposteria...a ver a ver si se repiten " Delikat Dulcinea"
***Mil y un beso!

Delikat Essences dijo...

Querida FE-I*KÁ muchísimas gracias por eso dulce apodo :-) Para mi es un placer mostraros esa cara más desconocida de esta tierra. Un abrazo.

alicia dijo...

Quién puede resistirse a tan dulce entrada? Desde luego yo no... Me encantan las confiterías antiguas, conocía la de Aracena que me recuerda a otra que existe en Oviedo y cuyas alacenas son centenarias. Cuando era niña cayó en mis manos un cuento inusual. En él un niño siguiendo el rastro de su pelota llegaba a una plaza silenciosa y porticada en la que había una confitería vacía llena de dulces coloridos y fantásticos. Cada uno tenía su propiedad: invisibilidad, viaje instantaneo, convocar la furia de los vientos, incluso el don de las lenguas. Desde entonces, siempre que paso delante de la vitrina de una de esas tiendecitas oníricas me vuelve la duda... Y en el caso de tus deliciosos cupcakes -te han salido genial!- me pregunto cuál será su cualidad. Tendré que probarlos... (sonrío)
Besos y una pizca de azúcar

Delikat Essences dijo...

Un cuento precioso Alicia y que aún permanezca en tu memoria es increíble. Yo tenía en mente rescatar algunos cuentos de la infancia, aquello que más nos impactaron, sería bonito pienso.

Un abrazo grande.

Claudia Hernández dijo...

Ahhh, pues como una golosa confesa que soy te digo que me he quedado oegada a ka pantalla, tal como advertías. La verdad es que la primera pastelería me ha cautivado con esas vitrinas y esos dulcitos amarillos que pintan muy delicados.
La segunda, quñe te puedo decir, vivo en un país donde las panaderías se asemejan amuseos, y aunque no dan con la receta original de los croasanes, se los puedo perdonar, jaja.
Bueno, te han quedado tan bonitos estos cake...
Dulces navidades...

Delikat Essences dijo...

CLAUDIA cuánta razón tienes, las panaderías en Alemania son un mundo aparte, en mi vida he visto tantos tipos de panes, con semillas y sin ellas, dulces y salados. Toda una tentación y un auténtico peligro.

Feliz Navidad a ti también.

Ray dijo...

En Rufino he estado varias veces, nada como completar un arrebato de jamón con uno de dulces.

El Colette también, de hecho son familiares de una amiga. Lo único que no me gusta, y eso que los dulces están buenisimos, es que son traídos directamente de Francia.

Pero nada en la vida puede ser perfecto, incluso las arepas pueden tener fallos

Delikat Essences dijo...

RAY tampoco queremos tanta perfección, verdad?Bastante tenemos con las granulometrías de las harinas y otras cuestiones metafísicas.

Felices fiestas

Mer dijo...

¿Te habrás quedado a gusto con este exceso azucarado, no? Yo no soy muy dulcero, sobre todo lo que lleve chocolate, pero me hubiera zampado uno de tus dulces de colorines de un bocado. Plátano y canela, eso suena genial.

Un abrazo

Sonu Kumawat dijo...

En la pastelería Rufino (que la nombren de interés nacional, hombre!) hacen una especie de borrachos con crema tostada por encima que hacen merecer la pena los casi 90 kms de curvas para llegar a semejante santuario pastelero...viva Aracena! Muy buen artículo, amiga!

Delikat Essences dijo...

MER algún día me aventuraré a hacer de nuevo estas magdalenitas coloreadas (que no son otra cosa estos cupcakes), a ver si coincide que estés por aquí :-)

SONU tienes mucha razón, merece la pena salir tempranito por la mañana y en poco más de una hora plantarse en Aracena y su sierra, un buen plato de jamón y otro de setas y de postre, vamos a Rufino!

Felices fiestas a los dos

Arantxi dijo...

Los piñonates que mencionas, ¿son los de la foto? si es así se parecen mucho muchísimo a los panellets catalanes que hacemos para Todos los Santos aquí.. si es que al final la repostería acaba siendo muy simlar en todos los lares.

Por cierto, te felicito por esos cupcakes, yo tengo pendiente esa aventura pero aun no me he atrevido, ¿te fue fácil encontrar los ingredientes y demás utensilios?
Y por último, ¡qué envidia que tengáis una panadería estilo francés! yo quisiera tener una cerca de casa. Siempre me han comentado que los tradicionales baguettes franceses no tienen nada que ver con lo que aquí llamamos nosotros baguette, ¿a ti te parece que hay mucha diferencia?

Saludos Delikat!

Delikat Essences dijo...

Hola Arantxi, no, los piñonates no son eso. Aquí en este enlace verás lo que son (a mi madre le vuelven loca):

http://www.muchogusto.net/recetas/1346/Pi%C3%91onate

Aquí también tenemos panellets es cierto, y huesos de santo ;-), es una tradición también ligada al Día de Todos los Santos. Todas las pastelerías llenan sus escaparates por esas fechas de estos pequeños dulces. Creo que es una constumbre que viene de los árabes (almendras y azúcar) y que se extiende por toda España.Seguro que por el Levante también tienen algo parecido sino igual.

Los cupcakes que hice tienen unos ingredientes muy comunes, el frosting (crema de adorno) lleva queso tipo philadelphia y mantequilla y el bizcocho admite muchas variantes.

Ah¡ y por último, las bagettes francesas no sé cómo las harán pero son crujientes como ellas solas... eso sí hay que tomarlas del día. Las de aquí me parecen muy gomosas, no tienen esas corteza tan crujiente.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba