Small sandwiches tour

Aunque el título despiste un poco, hoy voy a relataros una de las actividades más genuinas de la ciudad en la que vivo, irse de tapeo. Cuando decidí embarcarme en este tour en cinemascope convocando a varios amigos, elegí además hacerlo temático con un bocado muy particular, el montadito, uno de los reyes de la tapa sevillana. No hay nada que calme más el hambre que suele entrar al filo del mediodía o al atardecer, que un buen pan tostado y crujiente relleno de exquisitos manjares, desde los más sencillos a los más sofisticado, acompañado de un bueno vino o de una cerveza fresquita. Esta máxima es indiscutible.

Sevilla está además repleta de sitios para tapear, desde sencillos bares a sofisticados espacios de tapas de autor, como el restaurante Burladero que recientemente ha abierto el chef Dani García, pero a la hora de seleccionar los lugares en los que íbamos a hacer nuestras paradas (y no precisamente de penitencia), nos decantamos por aquellos más tradicionales, aunque no fue fácil y nos dejamos muchos en el tintero. Pero aunque no están todos los que son, si son todos los que están, y la mayoría pertenecen al star system del mundo del montadito sevillano. Nos centramos además geográficamente en los barrios del Arenal y Santa Cruz,  y dejamos para otras giras futuras otros emblemáticos rincones de la ciudad con verdaderos tesoros gastronómicos (Barrios de San Lorenzo, Triana, Porvenir....).  Vamos allá.




En primer lugar, arrancamos la gira en La Flor del Toranzo (también conocido como Trifón), para catar allí dos de los montaditos más conocidos de su carta, el de lomo con manzana y el de anchoas con leche condensada, ambos exquisitos, servidos en el tradicional papel de estrasa e inmortalizados en la foto. Este emblemático bar de la ciudad fue fundado en 1942 por el santanderino Trifón Gómez Ortiz, que con escasa edad llegó a Sevilla a ganarse la vida coincidiendo con la Exposición Iberoamericana de 1929. Fueron muchos los montañeses cántabros que llegaron a la ciudad al reclamo del trabajo que la exposición generó y que finalmente hicieron aquí su vida,  algunos montando un negocio de abacería.  Trifón fue uno de ellos y decidió con los años montar este establecimiento, que tuvo otro emplazamiento original pero que con el tiempo se traslado al actual, concretamente el lugar donde estaba la carnicería de su sevillano suegro. Actualmente el bar está gestionado por su hijo Rogelio y sigue ofreciéndonos chacinas, anchoas del cantábrico y foies de primera calidad y por supuesto,  nuestro amigo el montadito.



Nuestra segunda parada fue para comernos el famoso piripi de la conocida Bodeguita Antonio Romero (que tiene varios locales por la ciudad). Fue uno de los que tuvo más éxito entre los asistentes. El secreto está en su relleno: queso, bacon, lomo de cerdo, mayonesa y un punto de frescor con unas rodajas de tomate fresco. Hubiéramos repetido, pero aún nos quedaban otras etapas del tour y era necesario dejar espacio.



Nuestra tercer alto en el camino fue en la Taberna La Goleta de Álvaro Perejil, el hijo del popular cantaor de flamenco El Perejil. Este pequeño y singular lugar merece un aparte,  pues está repleto de curiosidades, desde su peculiar nota en la puerta del cuarto de baño donde se anuncia "no correr por los pasillos del W.C" (quien tenga interés por ver el "gran" cuarto de baño que se esconde tras esa puerta que pinche aquí,  ya sabéis que me gusta mantener una cierta estética...), hasta un cartel que cuelga que anuncia su famosa tortilla cándida con salsa rosa y atún. A mi un día se me ocurrió pedirla sin ningún aderezo y el camarero entonces gritó a pleno pulmón "¡¡la muchacha la quiere viuda!!".



Curioso  lugar sin duda esta Taberna de Perejil, famosa por su vino de naranja servido en pequeños vasitos utilizando una jarra de latón rojo de las antiguas  y por sus montaditos de "pringá" (la carne y tocino del puchero o cocido andaluz). Aquí probamos precisamente ese famoso bocado y yo lo acompañé del vino de naranja. Fijaros que en las servilletas pone Perejil con "g", así como en la fachada del bar, ¿error consciente o inconsciente?... Después de la guasa del interior del bar cualquiera sabe.



El estómago comenzaba ya a reclamar una tregua,  pero aún nos permitimos una cuarta parada, esta vez en el Bar la Fresquita,  enmarcado en la categoría de bar cofrade (recrean la atmósfera de la Semana Santa). Este establecimiento está situado justo enfrente de la iglesia de Santa Cruz y es muy famoso por su cerveza muy fría,  sus espinacas con garbanzos y su pisto, pero no podíamos ser infieles a nuestro protagonista.



El caso es que era la primera vez que entraba en La Fresquita,  por cuya puerta paso a diario varias veces,  y tenía muchas ganas de probar su famoso montadito de gambas al alioli, que me resultó muy rico y jugoso. Lo mejor fue que de pronto y sin previo aviso, un botafumeiro en miniatura salió suspendido del techo humeando incienso sobre nuestras cabezas, con música cofrade de fondo a todo volumen. Si a mí me sorprende,  me puedo imaginar lo que será para aquellas personas que no sean de la ciudad y no conozcan sus peculiares costumbres. Registré esta grabación como si fuera una auténtica guiri asombrada.


Y después de esto, ya no había más "small sandwiches" que pudieran entrar en mi pequeño estómago, así que me fui a la cama con el recuerdo del botafumeiro y el olor a incienso y soñé con  pequeños panecillos con alas que me perseguían volando, volando. En el próximo tour seré más comedida con el vino.


Elvis Perkins - Sleep Sandwich

Elvis Perkins es un cantautor y guitarrista de folk-pop indie. Hijo del actor Anthony Perkins y de la fotógrafa Berry Berenson. Su estilo musical ha sido comparado con clásicos como Bob Dylan y Leonard Cohen y con otros más actuales como Jeff Buckley o Elliot Smith. El tema de hoy pertenece a su álbum "Ash Wednesday” (2007) que compuso tras la muerte de su madre en el ataque al World Trade Center en el 2001.

16 delikados susurros:

Silvia dijo...

Estupenda recomendación que queda perfectamente anotada.

Besos.

Pepe dijo...

Ay!!! se me hace la boca agua...

Lo del botafumeiro es la leche!!! A mi también me sorprendería :-)

Besos

DelikatEssences dijo...

Pepe me faltó uno de tus preferidos, Casa Moreno, pero ya iba a ser demasiado. Tómate unas moules et frites a mi salud. Besotes

Sorokin dijo...

Pero ¿cómo? ¿que se fue usted a la cama sin cenar, Madame Delikat? ¿Y todo por unos aperitivitos? Cuando yo era mozo en Santander, la pandilla nos íbamos de tapas y chatos y luego al llegar a la casa paternal había que cenar como está mandado, porque si no, se mosqueaban.

Sin broma, se me hace la boca jarabe de limón viendo tus maravillosas fotos y las cosas que cuentas... Me voy ahora mismo a cenar.

DelikatEssences dijo...

Ay Sr. Sorokin yo es que tengo el ojo más grande que la tripa y me lleno enseguida!

Buen provecho, yo también me voy a cenar, que han abierto unos calabreses un italiano por aquí cerquita y vamos a probarlo.

Claudia Hernández dijo...

Ah, qué buen tour, lo anoto, porque la última vez que fui a Sevilla estaba un poco despistada en cuanto a tapas, ahggg, cuánto amo las tapas!

DelikatEssences dijo...

La próxima vez te preparo yo antes un buen tour Claudia, pero multitemático :-)

tupersonalshopperviajero dijo...

uff, me encantan estos post! la taberna del perejil la conozco y bien. Ese vino dulce con aroma de naranja amarga es de lo mejor que se le puede echar al estómago. Y con esa estampa delante de la Giralda... imprescindible.
bsits
;-)
pd: hay un sorteíto en mi blog por si te apuntas..

DelikatEssences dijo...

Qué gran verdad, es un emplazamiento privilegiado el de la taberna, y yo vivo casi al ladito. Voy a echar un ojo a tu blog :-)

Mer se intenta disfrutar en la medida que las condiciones lo permitan.

Cris dijo...

Qué rico y que divertido tu tour, me encantaría haber participado, a ver si cuando vaya a visitarte me haces una ruta así :-)

DelikatEssences dijo...

Claro Cris, ya estamos preparando otra, incluso una por la Sierra, así que cuando vengas hacemos la que más te guste, podrás hasta elegir :-). Fíjate que privilegio. Abrazos.

Marta dijo...

¡Hola! Acabo de ver tu blog después de visitar tupersonalshopperviajero. Estoy intrigada por cómo será el vino de naranja y me ha encantado el detalle del butafumeiro de La Fresquita, ¡es una caña! Me lo apunto para la próxima vez que vaya por Sevilla. Ah, y muy curioso lo del hijo de Anthony Perkins. ¡Felicidades por el blog!

DelikatEssences dijo...

Muchísimas gracias Marta y bienvenida a este pequeño espacio. Los vinos de naranja son muy típicos de la zona de Huelva (denominación de origen Condado de Huelva). Hay un pueblecito camino de la playa desde Sevilla, Bollullos del Condado, repleto de bodegas que ofrecen esta especialidad que elaboran añadiendo cáscaras de naranja en la fermentación. En la Taberna de Perejil también lo tienen de fresa, pero el de toda la vida es el de naranja.

Buen músico Elvis Perkins sí, y con una historia familiar muy tremenda, después de perder a su padre víctima del sida, su madre (hermana de la actriz Marisa Berenson) iba en uno de los aviones que se estrelló contra las torres gemelas y ese disco fue un homenaje a su recuerdo.

Cómo me enrollo y eso que es la siesta :-). Lo dicho, pásate por aquí cuando quieras.

nieves dijo...

Sevilla es una de las ciudades más bonitas del mundo (para mí) y soy feliz cuando la visito. Sus montaditos son un verdadero disfrute, tanto por la imaginación que le hechan, como por el ambiente que les rodea. Ha sido un placer, ir contigo de tapas, pues en realidad he vivido el momento :-)

Un besín.

Colaboradores_musicales dijo...

Hola, nos ha gustado mucho tu blog y tus gustos musicales, y nos preguntamos si estarías interesada en colaborar en una Web dedicada a críticas musicales y de cine. Nos permitimos enviarte un mail con nuestras propuestas. Un saludo.

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba