RIVER PHOENIX QUE ESTÁS EN LOS CIELOS



Un día como hoy te marchaste, quizás a tu propia Idaho, quién sabe. Tu nombre era tan hermoso como tu perfil y fue escogido por tus padres con bastante premeditación. No me cuesta imaginármelos en su carromato de hippies fumando hierba y discutiendo sobre ello. Con su dictamen final parecían anunciar lo que sería tu intensa y corta estela vital: River, por el río de la vida de la  novela Siddharta de Herman Hesse y Jude por el "Hey Jude" de los Beatles. Tu apellido artístico te llegó más tarde, pues aunque naciste Botton, la determinación de cambiar la suerte de la familia y empezar una nueva vida resurgiendo de sus cenizas, los llevo a sustituirlo por Phoenix. Ya ibas bien servido River Jude Phoenix.

Más adelante te convertiste en el sostén de la familia que te dio la vida y el nombre, y eso, probablemente, te trajo presiones y responsabilidades que quizás fueron las que te llevaron al lado oscuro de la vida para aliviarlas. Todo son conjeturas. Hablemos sólo de cosa bonitas, ¿he mencionado tu perfil? Creo que sí. Aunque aún era una pre-adolescente, recuerdo esa turbadora naricilla respingona en Stand by Me de Rob Reiner. Hace poco volví a ver la película y me emocioné viéndote tan niño, tan frágil. Luego vendrían otros títulos con más o menos acierto, pero sin duda My Own Private Idaho, junto a tu amigo Keanu Reeves, donde interpretabais a dos jóvenes chaperos y con la que ganaste el premio al mejor actor en la Mostra de Venecia de 1991, sería el punto más alto de tu carrera y hoy es una película de culto. Habrías llegado lejos.

Hace hoy 16 años el río de tu vida se apagó para siempre, ibas junto a algunos de tus hermanos y pretendías actuar con tu banda, los Aleka's Attic en el local de Johnny Deep, pero algo trunco el asunto y no pudo ser. Dicen que te pusiste irritable, que a tus 23 años la música era tu verdadera pasión y que te pasaste con ciertas sustancias. Poco importa ya todo eso. En forma de tu pasión, algunos de tus amigos músicos te ofrecieron un permanente tributo*. Otros, te lo rendimos volviendo a ver tus películas.

He vuelto a alquilar My Own Private Idaho y ya siento la turbación de volver a encontrarme con tu hermoso perfil, mi querido River Phoenix que estás en los cielos.

*El grupo Red Hot Chili Peppers le hizo un particular homenaje escribiendo y dedicándole la canción Trascending. Natalie Merchant le dedicó una canción junto a Ellis Paul con su mismo nombre, realmente conmovedora, y R.E.M. dedica su disco Monster a la memoria de River.


Natalie Merchant - River

Natalie Merchant fue la cantante del grupo los 10.000 Maniac desde que tenía 17 años (1981) y poco a poco fue convirtiéndose en la estrella indiscutible de la banda gracias a su particular voz. En 1993 abandonó a los Maniacos para iniciar su exitosa carrera en solitario, publicando su primer albúm “Tigerlily” en 1995.

8 delikados susurros:

CarlaPhoenix dijo...

Deciséis años hace ya, y se le sigue echando tanto de menos como el primer día..

DelikatEssences dijo...

Sí 16 años ya, el tiempo pasa volando.

Tristeza y hermosura son dos conceptos que muchas veces van de la mano.

Claudia Hernández dijo...

Ah, hermoso homenaje sí, a este actor que prometía tanto y de una belleza especial.
La música, fantástica.

DelikatEssences dijo...

Gracias Claudia. En cuanto a la música, llevaba años sin escuchar a Natalie Merchant, le tenía también la pista perdida, y me he reencontrado de nuevo con su hermosa voz al escribir esta entrada.

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba