El sueño roto de Chillida



La última noche del año 2010 me enteré con tristeza de que el Museo Chillida-Leku cerrará sus puertas de forma indefinida, según comentan los medios, por imposibilidad de la familia de mantenerlo económicamente por más tiempo y no haber llegado a ningún acuerdo con las instituciones públicas para financiarlo conjuntamente. Con ello, 10 años de su historia y muchas ilusiones puestas en un proyecto que recuerdo no fue fácil llevar adelante, quedarían diluidas en la nebulosa del tiempo, sin existir fecha de reactivación en el horizonte. De finalizar para siempre su actividad, seríamos un poco más pobres culturalmente en la nueva década que comenzamos.




Puede que os parezca una frivolidad hablar de pérdidas en este caso, con la que está cayendo en la actualidad y con los padecimientos económicos de miles de familias en el día a día, pero no hay que olvidar, que la cultura es parte de nuestra identidad, sin ella nos volvemos "hombres y mujeres grises", y no es precisamente lo material el legado más preciado que podemos dejarles a los que vienen detrás.




Hace algunos años, tuve el privilegio de visitar este hermoso lugar donde la naturaleza y la obra del escultor se fusionan y se confunden, formando parte de un todo, tal como había soñado Eduardo Chillida. Caminar por el antiguo caserio Zabalaga de Hernani en Guipúzcua y sus alrededores, me sugerió muchas cosas, algunas de ellas son parte del mensaje de la obra de este magnífico escultor artífice de metáforas escultóricas como "El peine de los vientos". Humildad, comunión con la naturaleza, tolerancia, amor, convivencia... Era una mañana fresca y luminosa del verano norteño.




He rescatado algunas fotografías de aquellas visita, es mi pequeño homenaje, sin entrar en polémicas acerca del porqué de su cierre, a este bosque encantado de hierro, tierra y madera, de ocres y verdes, y un voto a favor de su supervivencia. Lanzo un deseo para que futuras generaciones puedan volver a disfrutar de este bello espacio algún día no muy lejano.






Antony and the Johnsons - Forest of love

Antony and the Johnsons es el proyecto musical del peculiar cantante, compositor y pianista Antony Hegarty, de origen inglés, pero residente en Estados Unidos desde niño. Su música es inclasificable, personal y muy intimista y está bendecida por una voz inigualable que acompañada de su piano, coquetea con géneros como el jazz o el soul, pero que podría formar un estilo propio. Su segundo trabajo, "I am a bird now" (2005), fue un éxito de crítica y le trajo la fama mundial.  El tema de la entrada se publicó en un EP titulado "You are my sister" en el mismo año.

15 delikados susurros:

Mer dijo...

Preciosa y melancólica entrada Jo. Tengo que confesar que no tengo la suerte tuya de haber visitado el Museo de Chillida, así que si no vuelve a abrirse nunca más, ya no habrá más remedio que viajar a través de tus fotos. Me abres los ojos a que hay que aprovechar siempre al máximo los viajes y la vida misma.

Un fuerte abrazo espíritu inquieto.

Ray dijo...

Que pena de noticia, es un sitio espectacular. Yo estuve y me encantó, tengo como mil fotos de las obras. Me encantan sus obras.

Delikat Essences dijo...

Mer otro abrazo para ti también y seguro que tú has visitado muchos lugares que yo no sé de su existencia. Tengamos esperanza en la vuelta del Chillida-Leku.

Delikat Essences dijo...

Ray sí que es una pena, pero como le he dicho a Mer, tengamos esperanzas. Yo admiro muchísimo la obra de Chillida, pero también lo admiraba como persona a él.

Un abrazo y que la vuelta de la estival Venezuela no sea muy traumática :-)

foodtravelandwine dijo...

Que pena....no lo he visitado, pero cuando un museo cierra....siento que algo muere....sobre todo museos conectados con la naturaleza.....se muere nuestra cultura, identidad, historia y futuro.....porque el futuro esta marcado por nuestro presente......lo mejor de lo mejor en este 2011 y siempre!!......Abrazotes, Marcela

Arantxi dijo...

Ya podrían haber sacado la noticia un poco antes porque creo que fuimos muchos los que nos enteramos de que cerraban este lugar el último día del año...yo lo vi por la tele. Estoy segura de que si dejan que la noticia coorra alguien se haría cargo del mantenimiento de este sitio!

No he estado pero por tus fotos y por lo poco que pude ver por la tele, me hubiera gustado visitarlo...por cierto, ¡feliz año Delikat!

Delikat Essences dijo...

MARCELA estoy totalmente de acuerdo con tus palabras, una por una. Un abrazo.

ARANTXI ojala aparezca algún mecenas por ahí y consiga el milagro.

Abrazos y Feliz Año a las dos

El Oteador de los Mercados dijo...

Bienvenida Delikat... y un feliz horizonte 2011.
La verdad es que cuando un museo se cierra (o se paraliza su actividad, aunque continue abierto) somos (como tu bien dices) más pobres.
Desde hace algunos años, la CULTURA, la actividad que la genera, parece que ha entrado en un gran pozo negro.
No conocía el museo Chillida, pero si he tenido ocasión de ver su obra, y siempre me he quedado impresionado de la expresividad y poesía que era capaz de sacar a un material tan frío como el hierro.

Delikat Essences dijo...

Gracias Oteador por sus comentarios y por su voto y aliento hacia la cultura. Un abrazo, que no perdamos la curiosidad y las ganas de conocer en esta nueva década que comienza.

Sorokin dijo...

Buenos dias, Madame Delikat y Feliz año nuevo.

No he estado en Chillida-leku, lástima, pero como habitante de Madrid, he pasado cientos (o miles, quien sabe) de veces por "la sirena varada" de Chillida, colgada del puente elevado de Juan Bravo sobre la Castellana. Todo un símbolo de la resistencia contra la arbitrariedad, en la que participaron, junto con su autor, los mejores ingenieros y arquitectos españoles.

Delikat Essences dijo...

Monsieur Sorokin yo también le deseo un Feliz Año lleno de "cosas aburridas", para que luego nos las cuente en su Diario.

He pasado algunas veces por esa escultura que menciona, yo espero que los madrileños la traten mejor que la que tenemos aquí en Sevilla junto al río, justo al lado del puente de Triana, llamada "Tolerancia". Muchas veces ha sido objeto de vandalismos, parece que lleva un tiempo sin sufrir daños, pues esa zona del río es ahora más transitada.

Cris dijo...

Es un lugar precioso, trasmite mucha paz y calma. Si fue un sueño del escultor llevar este proyecto adelante, me imagino la pena de la familia de no poder mantenerlo. Estoy segura que al final se encontrara una solución, pues Chillida es uno de los grandes.

Un beso gigante amiga y un deseo de mucha felicidad en esta nueva década.

Delikat Essences dijo...

Hola Cris, es verdad lo que dices, debe de haber sido muy triste para la familia, pero afortunadamente esto no es una situación irreversible.

Y sí mucha felicidad para esta década para todos. Abrazos,

Viena dijo...

Yo espero que sea una situación temporal y que pronto se solucionen los problemas, las conversaciones o lo que tenga que solucionarse para que el museo vuelva a abrirse. El arte, sobre todo cuando es de la categoría del de Chillida, es como el paisaje natural, un patrimonio universal que no debería verse sometido a las fluctuaciones del patrimonio personal o en fin, a una cuestión crematística. Creo que es una barbaridad mantener alejado de la luz un tesoro así.
Delikat, volvemos poquito a poco a la rutina y con ello a poder visitarte a ti y a los demás amigos. Es la parte buena del regreso al trabajo.
Un beso muy grande.

Delikat Essences dijo...

Viena me alegra que estés de regreso por aquí, después de tantos días de fiesta y de horarios descontrolados, la rutina es bienvenida en cierto modo.

Un abrazo,

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba