La Casa de la Música de Oporto


Una de las cosas que más sorprenden del Norte de Portugal, al menos a mi me sorprendió, es la gran cantidad de arquitectura urbana contemporánea que podemos admirar en sus ciudades. Recordemos que uno de los mejores arquitectos portugueses y de gran fama mundial, Álvaro Siza (premio Pritzker de Arquitectura en 1992), procede de Oporto. No podemos olvidarnos tampoco de Eduardo Soto de Moura, también nacido en la ciudad. He podido admirar en varias puntos del norte del país edificios de gran belleza construidos por ambos genios, como es el caso de la Biblioteca Municipal de Viana do Castelo o la Fundación Serralves de Oporto, obras ambas de Siza, y un puñado de construcciones civiles en Braga a cargo de Soto de Moura. Pero en esta entrada me voy a ocupar de un edificio muy especial de Oporto y que poco a poco se ha ido constituyendo en un emblema y atractivo más de la ciudad, se trata de la Casa da Música.


Este imponente edificio que alberga varias salas de conciertos y es sede de tres de las orquestas de la ciudad, no fue diseñado por un portugués sino por el roterdamés Rem Koolhaas. La idea surgió de una especie de trueque de talentos arquitectónicos entre las ciudades de Oporto y Rotterdam con motivo de su capitalidad cultural compartida en el año 2001. El mencionado Siza diseñaría un edificio en la ciudad holandesa y el prestigioso arquitecto holandés sacaría adelante el proyecto de la Casa de la Música de Oporto. Por supuesto, como toda obra de esta envergadura suele llevar parejo, estuvo rodeada de polémicas y problemas presupuestarios, por lo que sufrió varios años de retraso que conllevaron que no se inaugurará hasta bien pasada la capitalidad cultural.





Lo primero que llama la atención cuando estás ante el imponente edificio es su estructura exterior, parece que estemos ante una gran caja de zapatos con las esquinas recortadas. Lo segundo es que su entrada es totalmente libre fuera de las funciones al público, te dejan escudriñar a tu aire todos los escondrijos que esta maravillosa caja contiene sin límite de tiempo. Si tienes suerte, hasta puedes asistir a un ensayo de alguna de las orquestas.


Mis recuerdos más vivos son las formas trapezoides inclinadas, las escaleras que continuaban hacia la pared como una burla visual, las estancias de vidrio transparente y ondulado que dejan ver el exterior y pasar la luz, así como los vivos colores de las diferentes estancias. Todo en el interior sorprende y es a su vez armonioso, como un todo integrado. Curiosa también la sala cibernética acústica, forrada de miles de triángulos de esponja turquesa, en la que puedes componer tus propias melodías con unos ordenadores que hay instalados para ello. En la sala que servía de acceso a la parte de arriba donde estaba el restaurante (véase en la imagen tomada desde el exterior, el homenaje a la cerámica tradicional portuguesa que realizó Koolhaas con las paredes y el techo) hay colgados micrófonos que al pasar por ellos emiten una inquietante melodía que podéis escuchar en la grabación que os dejo aquí. Ver, tocar y oír, varios sentidos interactúan en la Casa da Música.

video

En resumidas cuentas, que si vais a Oporto y sois amantes de la arquitectura contemporánea no dudéis en visitar este edificio. Si además os coincide con algún espectáculo de vuestro agrado ni lo penséis, a mí fue lo que me faltó para culminar la visita.

Y por último, no dejéis de ir a su bar lounge con su super larguíiiiisima barra. ¿Dije sólo ver, tocar y oír? Pues ya veis, también se pueden fomentar otros sentidos más lúdicos.






Regina Spektor - Music box

Regina Spektor es una cantante estadounidense de origen ruso. Desde pequeña comenzó a tocar el piano gracias al amor por la música que le trasmiten sus padres. Su estilo es ecléctico y muy personal gracias a los registros de su inusual voz. Se dio a conocer al gran público como telonera de The Strokes. El tema de la entrada pertenece a su LP “Begin to Hope” (2006). En el 2009 ha publicado su cuarto álbum “Far”.

11 delikados susurros:

Claudia Hernández dijo...

Una maravilla, me ha encantado el paseo, lo de las escaleras, juro que antes de leer tu párrafo acerca de ellas me quedé un rato tratando de entenderlas... alucinante. pero lo que más me ha gustado es la incorporación de música en sus espacios, eso es genial.

DelikatEssences dijo...

Es cierto, las escaleras son impresionantes vistas desde arriba, al principio te descolocan un poco y engañan a la mente.

Un saludo Claudia y hermoso fin de semana.

FitFogg dijo...

Arquitectura contemporánea. ¡Ah! Uno de mis temas favoritos. Yo he tenido la suerte de convivir con la revista "El Croquis" www.elcroquis.es a la que estaba suscrito mi hermano el arquitecto, y Álvaro Siza, sin duda está entre mis favoritos. Al holandés no lo conocía, pero no parece malote, no. Es increíble las cosas que se están haciendo (desde hace muchos años) y que se nos escapan. ¿Y qué me dices de toda esa arquitectura que hay que pretende hacerse cómplice de la naturaleza? Un tema apasionante éste de la creación de espacios para ser vividos, porque si nos fijamos en la primera foto, no es sólo el edificio, es todo lo que lo rodea, las actividades que menciona la Sra. Delikata, etc. Vamos, que no estamos hablando de piedras quietas precisamente. Bueno, bueno, que me pierdo. No quiero dejar de ser pedante también hablando de las escaleras. Ya desde la famosa escalera de Miguel Ángel (Escalera Laurenciana), que respondía al apasionante desafío de hacer una escalera majestuosa en una entrada de reducidas dimensiones llevan estos genios aprovechando este medio para jugar con nuestras percepciones. Gracias una vez más por compartir.

DelikatEssences dijo...

Gran resumen el suyo Sr. Fitfogg e interesante su aportación sobre arquitectura sostenible. Pues sígale la pista al holandés, que en breve comenzará los trabajos del futuro Palacio de Congresos de la ciudad de Córdoba y será su primer edificio en España además :-)

FitFogg dijo...

Y no, no se me había pasado la cancioncita de Regina, lo que pasa que hasta ahora no han bajado los decibelios de la sala para poderla escuchar. Arquitectura sostenible y el espacio que la rodea (permacultura), que a su vez enlaza con los alimentos, que enlazan con los restaurantes, en los que ponen música y a veces se expone arte, incluso actúan grupos, y se planifican viajes... Me vuelvo a perder. Todo un mundo por descubrir.

Sorokin dijo...

Muy bueno el comentario de Arantxi "la caja de la música".

La casa es espectacular, aunque es cierto que cuesta entenderla. La música que has grabado es ciertamente inquietante. Menos mal que sucede en un espacio ultramoderno. Imagínate que te paseas al atardecer por un bosque en otoño, entre jirones de niebla y hojas que caen, y oyes ESO. Te puede dar un ataque de terror cósmico.

DelikatEssences dijo...

La Caja de la Música sí, pero eso ya lo aporta Regina Spektor, y es verdad que ese sonido según que hora y según que contexto puede helar la sangre.

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y dar vida con ello a este blog. Se ruega cuidar la ortografía y el sentido de lo escrito.
NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS ANÓNIMOS Y/O SOECES.

 
Ir arriba